2015/10/01

Quien ríe último ríe mejor

Aviso previo: esta entrada va a ser un poco caótica, igual que esta última semana. Lo que pone en el título del post fue lo que el universo pensó cuando leyó mis entradas sobre el mendiguismo. Pensó: “así que a esta chica le gusta irse por ahí con postureo mendigo y contar anécdotas sobre ello, ¿verdad? Pues no le vendría mal saber lo que se siente al ser mendiga de verdad, a ver si se ríe tanto entonces. Y así fue. La respuesta del universo vino en forma de mensaje de las residencias de Friburgo: el 16 de septiembre me enteré de que no tenía casa. Marchaba el 22.




Pues esta vez era una sin techo de verdad, no como cuando pasé la noche en la estaciónde Amsterdam (que fue una noche), ni como cuando pasé la noche en laestación de Munich (que fueron dos noches). No, ahora sí que no tenía donde quedarme, porque encontrar piso en Friburgo es toda una odisea (todo el mundo lo dice, no me lo invento para aparentar mendiguismo), y más con tan poca antelación.

Podría dedicar una entrada a contar cómo la Studentenwerk de Friburgo no se dignó a mandarme una respuesta oficial hasta el 23 de septiembre. Podría hacer mala sangre y contaros cómo estuve preguntando por Facebook el día 16 y llamando a todo el mundo para enterarme de que, efectivamente, las habitaciones habían sido dadas ya el 11 de septiembre (seguro que entre el 11 y el 23 no tuvieron tiempo de avisarnos brevemente que buscásemos otra cosa). También podría opinar sobre la poca lógica que tiene avisar tan tarde a la gente que no tiene sitio en la resi sabiendo lo que cuesta encontrar un piso. Pero el colmo de los colmos es (y sí, puede que tenga que poner en orden mis prioridades como Hermione) que yo quería visitar a mi familia alemana en Rosenheim al llegar a Friburgo, y que no he podido hacerlo aún porque he tenido que buscar piso.



De sobra está decir que durante unos días, la Studentenwerk se convirtió en mi mayor archienemigo de todos los tiempos. Sin embargo, por mi salud mental y por mantener mi registro de antecedentes penales vacío, decidí dejar a un lado los planes de liquidarlos a todos uno a uno y me dispuse a buscar un lugar digno para vivir.



El problema (o el mayor de los problemas) era que yo no estaba en Friburgo, y que la gente quería alquilar las habitaciones cuanto antes. Como yo no podía ir a visitar las casas, se las alquilaban a gente que ya estaba en la ciudad. Es lógico que fuera así, pero para mí fue una faena, porque o la gente no me contestaba o me decía que querían gente que pudiera ver el piso ya.

Os ahorraré todo el proceso, el cual se resume en que hablé con varia gente, algunos me invitaron a ver sus casas, muchos otros eran estafas muy claras (puede que haga una entrada sobre dichas estafas), otros cuantos me rechazaron porque llegaba muy tarde a Alemania, yo rechacé también un par de opciones por diversas razones, etc.

Para evitar esta reacción en la gente, sigo con el relato sin más dilación

Y llegó el día D, 22 de septiembre, día del vuelo a mi vida homeless en Alemania. Visto el panorama, había reservado un albergue para los primeros días. Tras un largo viaje durante el que me desplacé en coche, bus, avión, otro bus y taxi, llegué a dicho albergue (Black ForestHostel) a eso de las 9:30 de la noche.

Del hostal qué decir, está bien para ir unos días de vacaciones, pero yo, con todos mis artilugios (incluyendo la maleta de 30kg por la que me cobraron un pastizal importante por sobrepeso en el aeropuerto) y con la incertidumbre que conlleva saber que era una sintecho, llegué con pocas ganas de socializar con la gente de la habitación y de participar en la vida particularmente hippie de este albergue.



A la mañana siguiente tenía prevista la visita a un piso en Wiehre, barrio precioso pero CARO. Con mayúsculas. Solo hay que ver las mansiones que hay. La casa que fui a ver no era una mansión, sino un piso pequeño pero recién renovado y muy bien situado. La propietaria era una mujer que alquilaba una habitación que tenía libre, me enseño la casa, me explicó las condiciones y charlamos un rato. La impresión fue buena, pero me dijo claramente que tenía más gente interesada, que me lo pensase, que le mandase un email con mi decisión y que para aquella noche habría tomado una decisión.

Volví al centro y empecé con el papeleo. Me registré en la uni, hice mil recados, fui a ver otro piso que resultó estar ya ocupado, fui de oficina en oficina entregando formularios y preguntando cosas, me pasé por el banco, etc. Hablé con mis padres (sí, mis ahorros de au pair no llegan para sobrevivir mucho tiempo y aún soy una mantenida :’() y decidimos que si podía me quedaría con la habitación que había visto esa mañana. Es cierto que me va a costar un ojo de la cara, pero a estas alturas todo lo decente en Friburgo cuesta una fortuna. Así que envié un mail a la mujer y esperé la respuesta, la cual tardó un par de horas en llegar.



Tenía pensado dejar esto aquí y dejaros con la mosca de si me he quedado con la habitación o no, pero como esta entrada me está quedando aburridísima, mejor hacer una sola entrada aburrida en vez de dos. Así que cuento el final de esta historia aquí.

¡ME ACEPTÓ! Así que a partir de noviembre viviré en el barrio pijo de Friburgo, seguro que soy la habitante más pobre xD. Todavía no tengo fotos, pero juro que es una preciosidad de lugar. Casas de principio de siglo, árboles, la Selva Negra justo al lado, bicis, cafés… ¡Imaginad las ganas que tengo de que llegue noviembre!

Otra de las novedades es que me han ofrecido trabajo en la escuela de idiomas de la uni. Hoy he firmado el contrato y podré sacar un dinerillo (o en mis estándares de persona pobre, un dineral) trabajando con idiomas, lo cual sería genial porque:
  1. Me gustan los idiomas.
  2. Podría pagar algunos de mis gastos de Pijolandia (aka Wiehre) y no arruinar a mis padres.
  3. Por fin aprendería cómo se pagan los impuestos en Alemania. Podría quejarme de que tendría que pagar impuestos, pero haré lectura positiva. Al fin y al cabo gracias a esos impuestos hay uni gratis.


Encontré otro piso donde quedarme en octubre, en un par de horas marcho para allá, y mañana... ¡a Rosenheim! Al final he podido organizarme, iré a Rosenheim una semana, luego volveré a Friburgo a hacer un curso de mate porque se me ha olvidado todo lo que sabía xD y la semana del 19 de octubre empiezo las clases.

Como veis, mi vida ahora mismo es un caos, y hasta que me asiente un poco no puedo prometer actualizar esto con regularidad. Intentaré mantenerlo al día, subir entradas ya preparadas de vez en cuando, contar lo que va pasando por estas tierras, etc.


Saludos mendigos!

6 comentarios:

  1. Hola! No sé si sabes que viví y trabajé como profesora en la vhs y otros centros en Friburgo y alrededores un montón de an-os. Yo vivía muy cerca del ayuntamiento en el centro, la verdad que es un poco caro, pero muy tranquilo y bonito. Parece que al final todo salió bien, esperaré tu próxima aventura :9

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Ohhhhh no tenía ni idea! Sin duda por lo poco que he visto Friburgo parece un lugar genial para vivir (aunque caro, eso sí). Qué suerte la tuya vivir cerca del ayuntamiento, es una zona preciosa :). Ya iré contando mis aventurillas por la Selva Negra... :)

      Eliminar
  2. Es un problema enorme en toda Alemania lo del alojamiento! Pero me alegra mucho que encontraras algo pronto! a ver cuando vienes a Köln y nos encontramos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he hablado con un montón de gente desesperada con el alojamiento. Yo tendré que pagar un ojo de la cara, pero al menos tengo algo decente... en fin. Siii, a ver si quedamos algún día cuando me asiente un poco, sería genial conocernos en persona :).

      Eliminar
  3. Madre mía, ¡eres mi puta idola! A mi me pasa eso y quizá me agarro una oreja sin alcanzarme la otra... Yo sigo en Hawaii, muerta de aburrimiento y pensando seriamente en volver a España y abandonar el programa Au Pair.
    Me alegro mucho que todo te vaya bien. Espero saber muy prontito de ti.

    ¡ Un beso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Criiiiiiiiiiiiis! :)
      Jo, tú dices que soy tu ídola, pero tú eres la mía! He leído tu blog y madre, lo que estás aguantando todos estos meses! Sin duda te admiro! Dudo que yo hubiese tenido tanta paciencia y saber estar. Mucho ánimo, te mando mis energías positivas a través del charco ;).
      Muchos besos!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...