2015/05/19

La visita de M. Moustache y mi vuelta a Alemania

¡He vuelto a Alemania! ¿Por qué? Tendrás que leer el post. No es un asunto con mucho misterio, pero no voy a contarlo aquí, así mantengo el suspense. Solo adelanto que no volví para quedarme, sigo en Bruselas. La semana ha dado para mucho como siempre, mis niños están igual de locos y no me aburro ni un segundo con ellos, echaré de menos la dosis de desvarío diaria cuando me vaya de aquí. Sigo pensando que el día debería tener más horas porque no llego a todo, espero que el post de hoy salga decente. Por cierto, esta semana he hecho dos meses aquí, quién lo diría, los días se van sin que me dé cuenta, supongo que es buena señal...


Lunes, 11 de mayo
El lunes, después de salir del curso de francés y como de costumbre, fui al cole a buscar a mis dos fierecillas peques. Yendo para casa, el mediano me saltó con una inesperada pregunta. No fue el típico "¿tienes novio?" de los críos y los familiares a los que se ve con poca frecuencia, sino: "¿por qué no has traído aún ningún amigo a casa?"



Se ve que la anterior au pair trajo a varios amigos de Holanda, su país de origen. Teniendo en cuenta que Holanda está a un par de horas en coche y que al País Vasco hay mínimo 8, cualquier persona entiende por qué para mis amigos es más difícil visitarme. Pero la criatura, al tener seis años, no acababa de comprender esa ausencia de amigos míos en la casa, por lo que tuve que explicárselo siete veces.

Al final la cosa terminó con esta frase del niño: "Bueno, pues como tienes los números de teléfono de tus amigos... porque los tienes, ¿verdad?... les llamas y que te visiten. Pero trae a alguien majo, ¡eh! Mejor trae a chicos, así se llevará mejor con nosotros. Lo vas a hacer, ¿no?".



Después de prometer que hablaría con algún amigo mío majo y que lo invitaría a casa, se puso a hablarme de la anterior au pair y de sus amigos. Uno de ellos le cayó bien, otra no. Y después... después pasó algo increíble, algo que no hubiese esperado para nada cuando escribí esta entrada. Por aquel entonces el mediano me odiaba y me ponía a prueba todo el rato, me ignoraba, me despreciaba y me trataba fatal.

Pues mes y medio después me dijo literalmente (alguna vez antes me lo había insinuado pero esta vez lo dijo directamente) que yo le caía mucho mejor que la anterior au pair, que ella no era tan maja como yo. Las comparaciones son odiosas, pero a una se le sube el ego al escuchar eso de una criatura, y más si le ha dado mil dolores de cabeza en el pasado xD.



Al llegar a casa los dos enanos desaparecieron como rayos. ¿Adónde habían ido? Pues al paraíso terrenal del jardín: el trampolín. No sé qué harían sin él. Empezamos a jugar al juego de las cosquillas que os contaba en la anterior entrada y como hacía calor pronto se quitaron las camisetas. Y claro, sin camiseta tenían más cosquillas, de modo que la cosa se salió de madre, fue la tarde de su vida aquella.

El peque incluso encontró otro uso para su doudou: como capa de Superman. Se la até al cuello y la criatura no paró de gritar "Suuuuuupermaaaaaaan!!! Le roi des banaaaaaaaaaanes!!!". Leído en francés rima ("bananes" se lee "banan"), y claro, al niño le hace gracia la frase y venga a repetirla tropecientas veces.

Suuupermaaan! Le roi des banaaanes!

A Doudouman lo secuestraron los indios

Jugamos un buen rato en el trampolín, cada dos por tres el peque se hacía daño porque alguien le arañaba, y lloraba sin consuelo. Es irritante como los críos cuando lloran no escuchan a nadie, solo berrean y patalean. Sin embargo, cuando el mediano y yo le amenazábamos con parar el juego, el dolor misteriosamente se le iba en cuestión de milésimas y se ponía a reír.

Me cuesta creer que el niño grite como si fuera el fin del mundo sin que realmente le doliera tanto, pero... ¿sería que le echaba cuento al llorar para llamar la atención? Noooooooooooo... los niños siempre lloran por una razón bien fundamentada xD. Jaja dejando los sarcasmos de un lado sigo con mis aventuras de ese día.

Preparé una ensalada de pasta porque hacía calor, pero cometí un grave error: le eché maíz. Mientras la preparaba llegaron mi HM con el mayor y el último vino a verme preparar la cena. Y se escandalizó al ver el maíz. Empezó a sacar el maíz de toda la ensalada con los dedos, aquella noche hubo comida manoseada. Mientras comíamos el mayor no paró de hacer campaña contra el maíz, preguntando a todo el mundo si le gustaba. Quiso dejar claro que nadie quería maíz en la ensalada, pero a todos los demás les gustaba y acabó frustrado y solo en su causa antimaíz.



Antes de ir a la cama el mayor se inventó otra de sus excusas para no dormir. Y como sabe que conmigo siempre se va más tarde a la cama, dijo que a ver si podía leer conmigo. Al final ni leímos ni nada, estuvimos buscando nuevas palabras para el chiste del siglo en el diccionario. Siento que soy una mala influencia, pero tampoco puedo obligarle a leer porque es peor.



Martes, 12 de mayo
Por la mañana no tuve curso de francés así que adelanté mi tesis. Luego fui al Carrefour para comprar comida cerda porque otra au pair venía a comer. Comimos pizza, minisalchichas y tomates cherry, eso último como para compensar la cantidad de grasa del resto de los "alimentos" xD.



Fui a buscar a los tres monstruos al cole, y ¡sorpresa! El mayor estaba enfadado. Yo creo que vive frustrado por sus dos hermanos, le parecen lentos y le fastidia que les cueste más hacer todo. Eso y que tiene alma de dictador. Puede ser un pain in the ass muy grande y darte contestaciones de lo más bordes, cada día doy gracias al universo por caerle bien. A veces se me pone desagradable, pero la mayoría del tiempo está en modo adorable conmigo (menos cuando están sus hermanos, ahí le daría dos tortas bien dadas). 


No recuerdo bien por qué estaba enfadado esa vez, solo me acuerdo de que se fue a casa solo. Luego llegué yo con los dos peques y nos pusimos a saltar al trampolín los tres juntos (originalidad, ¿dónde?) ignorando al mayor, pero cuando vio lo divertido que era el juego vino a jugar con nosotros dejando su arrogancia y su modo porculero de lado.

Lo que no tuve en cuenta fue que los tres juntos en el trampolín tienen un peligro considerable. Al final el juego consistió en que las tres fieras se me echaban encima a mí a hacerme cosquillas, montamos un espectáculo lamentable. Si había algún vecino mirando se partiría la caja, era mejor que la tele eso.



En medio de dicho juego el mayor dijo que él corría mucho más rápido que yo, y para demostrármelo nos pusimos a hacer carreras en el jardín. Andábamos ahí bastante igualados (lo cual es triste porque el crío tiene nueve años, pero bueno, tiene que notarse por algún lado que no corro en mi vida cotidiana a no ser que vaya a perder el tranvía).

Para que todo el mundo pudiera participar, al final los cuatro jugamos a un juego que consistía en pasar de un lado del jardín al otro sin que la persona que estaba en medio te pillase. El mayor, el mediano y yo jugábamos bien, pero el pequeño era un show. Es para dar de comer aparte el hombre.

Raramente corre. Es un crío super parado a veces. Le decías "Pequeñoooooooo correeeeeeee" y el hombre sonreía y se quedaba en el mismo rincón. Y claro, le pillaban. El mayor asegura que "no sabe correr, la gente normal sabe, pero él no, es demasiado vago para eso". 




Miércoles, 13 de mayo
También llamado día en el que todo me salió al revés. O casi todo. Madrugué para ir al curso y no había clase. Para aprovechar la mañana, fui andando al centro a comprar un regalo para el cumple del mayor y un móvil nuevo para mí. El regalo del mayor lo cogí sin problema, unas tarjetas con adivinanzas graciosas, le encantan ese tipo de cosas y siempre está inventándose bromas, así que espero que le guste.

Con el móvil no hubo tanta suerte. Lo quería con dos tarjetas SIM pero en el montón donde ponía "Dual SIM" había UNA sola caja con un solo SIM. Pues adivinad cuál cogí. Exactamente. Cogí sin querer la única caja diferente de todo el montón, alguien lo habría dejado ahí por error y voilà. El problema fue que me di cuenta al llegar a casa y abrir la caja. 

Tuve que volver al Media Markt (más de media hora en tram desde casa) a cambiarlo, pero como estaba la caja abierta no quisieron hacerlo. Os voy a ahorrar un largo discurso sobre este momento, sentía ira de verdad, volví en el metro dando zancadas y mirando asesinamente a todo el mundo. 


Llegué tarde y corriendo a casa, mi HD me pito con el coche porque nos cruzamos cerca de casa pero iba tan cabreada que no lo vi hasta que pasó por delante. A todo correr hice la cena y después de cenar curioseé un poco mi nuevo móvil, le instalé cosas, etc. Al mediano se le ocurrió que le tenía que dar el viejo teléfono a él, menos mal que ya se le ha olvidado. 

Los padres salieron a tomar algo así que tuve babysitting. Acosté a los dos peques y me quedé leyendo una revista con el mayor, una revista para niños con un quiz que intentamos hacer. Al mayor le entró la vena hiperactiva y claro, los otros dos escucharon los gritos desde sus habitaciones y no hay quien duerma cuando escucha risas desde otro cuarto.

Pues al peque se le ocurrió algo surrealista. ¿Qué hace un niño normal cuando quiere unirse a la fiesta de su hermano mayor? Se acerca y se une a la tontería del momento. ¿Qué hizo el pequeño?

Ponerse un bigote de pega.
Algo así fue la cosa... ¿alguien es capaz de mantenerse serio?



Como lo leéis. Al buen hombre no se le ocurrió otra cosa que buscar su caja de bigotes de pega (el hecho de que tenga una caja así ya tiene delito, pero bueno), ponerse uno y tocar la puerta del mayor. Fue él quien abrió y soltó una carcajada al ver al enano con el bigote. Corrí a la puerta para hacer callar a los críos, pero el cuadro que me encontré interrumpió mis planes:

El pequeño, con su metro veinte de altura y rubio casi albino plantado ahí en el pasillo con un bigote de pega bien grande y negro, y el mayor muriendo de la risa en la esquina. No pude evitar reírme yo también, reírme con lágrimas en los ojos además, así no hay quien eche la bronca a los críos

Ahí fue donde la cosa se desmadró, el mediano escuchó las risas y salió de la habitación "para ir al baño". Se puso a hacer el tonto en el baño, yo intenté acostar al pequeño, diciéndole que se fuera a la cama entre carcajada y carcajada, el mediano gritando chistes sobre caca desde el baño y el mayor aún meándose por las esquinas, tratando de razonar con el enano. 


Aquello fue un circo durante unos minutos, yo ya temía que la cosa derivase en críos sin sueño hasta que llegaran los padres, pero al final me puse más o menos seria y conseguí que el mediano se fuera a dormir. El mayor dijo que al peque ya lo acostaba él (me encanta cuando me hace el trabajo xD) y cuando acabó volvió a su habitación con el bigote puesto

El mayor, el bigote y yo terminamos el quiz, y el mayor quiso cotillear mi nuevo móvil. Se descargó un juego para él (cut the rope, ese juego del moco verde ese tan gracioso xD), curioseó el menú y llamamos por Skype a una amiga mía de Lituania del Erasmus. Nosotras hablábamos alemán, y como él no entendía se puso a hablar a mi amiga en su marroquí inventado. Después de colgar nos sacamos unas cuantas selfies (con bigote incluído) y luego accedió a irse a dormir.


Jueves, 14 de mayo
Era día de fiesta, así que toda la familia estaba en casa. Yo en sí tenía el día libre pero esa mañana me quedé en casa con los enanos. Jugamos al trampolín y al pilla-pilla, comimos en el jardín y después de comer vinieron las vecinas, quienes tuvieron la brillante idea de jugar a la caza del tesoro. En un principio se lo dijeron a mi HM, pero ella dijo que no iba a prepararlo y como la au pair andaba cerca... adivinad a quién le tocó preparar la caza del tesoro. Efectivamente.



Diseñé un recorrido por el jardín y puse galletas al final del mismo, y al acabar no tenían suficiente y tuve que preparar otro con la ayuda del peque. Como es especialista en esconder cosas, le daba las pistas para que las escondiese entre las piedras más remotas del jardín, y el otro feliz. Cuando el mediano y los vecinos vinieron a buscarlas el peque no paraba de decirme que quería el regalo y que a ver si podía decirles a los demás dónde estaba para poder comérselo. Creo que no entendió el propósito del juego.

Al menos lo intenta

Después del segundo juego de pistas ya se cansaron y... NO. No se cansaron. Quisieron otro. Menos mal que ese tercero fue el definitivo porque me quedé sin ideas. Jugué un rato con el mayor al badminton y luego fui al centro con otra au pair y otra chica que vive en Bruselas.


Viernes, 15 de mayo
Día duro. Divertido pero muy cansado, y es que tuve a los tres monstruitos durante todo el día. Solo para mí. Fieshta. Por la mañana el mayor vino diciéndome que el HD ya le dejaba abrir los juguetes del sótano. Creo que ya he mencionado que es muy buen actor, por lo que lo dijo sin dudarlo un instante, muy serio y con un aire muy natural. Si no lo llegas a conocer te lo crees.



Pero el día anterior ya había habido bronca por esos mismos juguetes que su padre no le dejaba abrir, por lo que me extrañaba que de repente lo tuviese permitido. No le quise dejar abrirlos pero se empezó a poner tonto y llamé a la madre para ver si podía. La madre le dio permiso por teléfono y allá fuimos. 

Adivinad lo que eran los juguetes. Pistolas. Pistolas de esas de balas de goma. Junta dichos juguetes con tres críos hiperactivos como los míos y el inminente resultado está muy claro: PELIGRO DANGER. 




Jugamos un rato con las pistolas (los enanos se rieron de mí porque me daban miedo) y luego entré en casa para preparar un picnic. Porque sí, aquel día llevé a las tres criaturas al parque de picnic. ¿A que soy suicida?

Antes de salir de casa al mayor se le metió en la cabeza que quería aprender a tocar Para Elisa con el piano, y ahí estuve enseñándole. Cuando más o menos le salía nos pusimos de camino. Durante el mismo estuve tensa todo el rato porque iba con tres niños y un balón, aquello tenía más peligro que el pequeño con su caja de bigotes falsos.

Al final llegamos al parque, saqué el picnic, comieron mientras jugaban (hacer una cosa y luego la otra no era una opción), jugué con el peque al pilla pilla, etc. Todo iba bien hasta que el peque soltó que "tenía caca". 



Si habéis leído mi entrada anterior y todas las entradas de mi aventura au pair en Rosenheim sabréis que soy una experta en cacas. Pues aún así fui al parque con los críos sin pañuelos. Tuve que pedírselos a una señora del parque y fui con el pequeño a unos árboles alejados del parque. Al principio no quiso hacer caca porque "alguien le iba a ver", pero al final no pudo aguantarse e hizo. 

Volvimos a jugar a una tela de araña gigante donde los críos escalaron, el mayor e enseñó los trucos que podía hacer con el diabolo y en esto llegó el HD, que ese día trabajaba menos y tenía un par de horas al mediodía.





Al rato decidimos ir a casa, no sin liadas por parte de los niños. El HD dijo que podíamos elegir entre ir andando o con él en coche, y al rato el mayor me vino diciendo que él se venía conmigo andando y que los dos peques se iban en coche con el HD. Vi que el HD y los pequeños iban de camino al coche, por lo que fui parque abajo con el mayor y llegamos a casa un buen rato después. Pues resultó que era mentira, que el HD tenía prisa y que la idea era que volviéramos todos en coche o todos andando. Yo morí del corte cuando el HD me dijo que me había estado llamando y que llegaba tarde. En fin. Ahora ya desconfío de TODO lo que dice el mayor.



El mayor cogió corriendo su equipaje para irse a dormir a casa de un amigo (cuyo padre lo esperaba en nuestro jardín desde hacía media hora, menuda la que lió el hombre con sus mentiras), el HD fue a a la oficina y yo me quedé con los pequeños jugando a juegos de mesa antes de ir a la piscina.

El peque no sabe jugar a casi nada aún y siempre se pone en mi equipo, pero claro, no puede estar callado y siempre le acababa dando pistas al mediano, por lo que perdíamos siempre xD.

Llegamos tarde a la piscina y había un grupo de un cole en la piscina pequeña, por lo que nos armamos de valor y fuimos a la grande. El mediano nada muy bien y el pequeño tenía sus manguitos, así que no fue un suicidio tan grande. El pequeño era graciosísimo nadando, con los ojos abiertos del todo y con una risa nerviosa todo el rato, pataleando con todas sus fuerzas. Parecía un patito hiperactivo.



La HM nos estaba esperando al salir y volvimos a casa a cenar. Durante la cena el mediano se lució. Salió el tema de que antes había una vecina a la que el mediano tenía mucho cariño, y el HD le preguntó qué era lo que más le gustaba de ella.

El niño, ni corto ni perezoso, soltó que "su baño".


Sinceramente espero que cambie de estrategia de piropos cuando crezca, dudo que ninguna le haga caso con la rompedora frase "me encanta el baño de tu casa".

Después de la cena elegimos un DVD (con dificultades para ponerse de acuerdo, cómo no) y nos sentamos en el sofá. Yo cogí la manta y al minuto tenía a los dos críos acurrucados conmigo. De pronto llegaron los padres y comentaron lo bien que estaban en el sofá conmigo, a lo que el mediano contesto que "era solo porque tenía la manta". 

Se luce el hombre.

Estaban tan cansados que se me durmieron viendo la tele (una peli en inglés que no entendían pero a la que aún así prestaron absoluta atención durante una hora), pero cuando apagué la tele para meterlos en la cama el pequeño exclamó que "lo estaba viendo". Es como las señoras que se duermen viendo la telenovela pero que vuelven a despertarse en cuanto cambias de canal.


Al final no me dieron mucha guerra y durmieron sin rechistar tras leer una historia.


Fin de semana, 16 y 17 de mayo
Viaje mendigo a Maastricht y Aachen. ¡Volví a Alemania! Solo por un día y a una zona que no conocía, por lo que no fue una vuelta muy sentimental, pero volví a ver cosas que había echado de menos como la Bratwurst, los pastelillos típicos, la estructura de la típica ciudad alemana, los cartelillos de las calles, Flohmärkte, los nombres impronunciables, etc. Son tonterías, pero hizo ilusión verlas.

O presento Maastricht...





















Y Aachen...














Punto más alto de Holanda xD

Triple frontera: Alemania, Holanda y Bélgica



Pfffff hay que ver el tiempo que me lleva escribir los posts, ando sin tiempo pero intento hacerlo todas las semanas para acordarme después. 

¡Hasta la semana que viene!

15 comentarios:

  1. Hola!
    Me ha encantado el mediano con sus preocupaciones por tus amigos jejeej. Oye las comparaciones son odiosas hasta que son en nuestro favor :)

    Mira que me he reido con lo de que el pequeño es demasiado vago para saber correr. Tu mayor tiene una mente muy perversa

    Jajaj la que te liaron en el babysitting. Y los juegos de pistas es lo que tienen que enganchan y mucho

    Lo que me he reído con lo del viernes, definitivamente tu mayor tiene una mente muy perversa, pero mucho mucho. Y el mediano es que cuando esta uno inspirado lo esta

    Del finde que decir que impresionantes las fotos!!! que sitios mas chulos

    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja son unos elementos, cuando están inspirados lo están de verdad.

      La mente del mayor yo creo que da para una entrada ella sola. En muchos sentidos me recuerda a mí, así que a veces sé por dónde van los tiros, pero otras veces es incontrolable...

      Los babysittings darían para muchas pelis de terror xD.

      Un beso!

      Eliminar
  2. que bonitos los lugares alemanes, no los conocía!
    La foto del gato nadando es lo más: pobrecillo! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alemania da para mucho! :)
      Era para verlo el enano nadando jajajajaja xD

      Eliminar
  3. Admito que hacía mucho tiempo que no me reía tanto con una entrada de blog. Entre el bigotillo falso, los piropos curradísimos y la reacción abuelil del pequeño me he podido desternillar de lo lindo. ¿Quién dijo aburrimiento? Se agradece que, a pesar de que no tienes tiempo ni para respirar, continúes relatando las anécdotas con tus pequeños salvajes belgas.

    Todavía no he estado en Aachen, pero tiene pinta de tener rincones muy bonitos. De Maastricht me quedo sin duda alguna con la foto de fachada amarilla y la bicicleta. Una estampa de lo más holandesa :)

    Muchos besos, bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aburrimiento no es una palabra que exista en esta casa xD. Me gustaría grabar cada instante porque estos críos son un arsenal interminable de tonterías y ocurrencias extrañas jajaja. Se pierden muchos detalles.

      Tanto Aachen como Maastricht me encantaron, no conocía la zona pero me llevé muy buena impresión. Y fue genial volver a pisar Alemania, la echaba de menos aunque me encante Bruselas también :).

      Un beso!!!

      Eliminar
  4. hahaha morí con lo de los bigotes!.... Ya va! Un metro veinte tiene el pequeño? y los otros!? hahaha esos pequeños ya hubieran acabado conmigo y mi metro cincuenta y nueve!....hahaha!!

    Hermosas tus fotos como siempre!! (= las amo!

    Un Beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajjaaj lo de los bigotes fue toda una estampa xDD. Bueno, igual a metro veinte no llega, soy mala para eso de las alturas jaja. Solo se que hace un año mi niña alemana de casi cuatro años medía casi un metro :P. Igual no crecen tan rápido, no sé xD.

      Un beso!

      Eliminar
  5. Por dios, las cacas te persiguen, que niños, eres como afirmas una experta en cacas.... que horror, aunque práctico al fin de cuentas!

    que edad tiene el peque? 4?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja de las cacas no me libro. Bueno, ni yo ni ninguna au pair creo xD.

      Tiene cuatro y medio y es todo un show, a veces parece un bebé y otras veces se hace el mayor...

      Eliminar
  6. ¿Me crees si te digo que también tengo una historia de bigotes? No, obvio no ha sido mi bebita quien se lo puso sino.... ¡ MI HOST MOM! Sí, la buena mujer compró una pizza cuya caja venía con un bigote de pega y no tubo otra que ponérselo; eso sí nos reímos de lo lindo, y la pizza estaba bastante buena.
    ¡Me ha matado lo de tus amigos! Ay que ver cómo se las ingenia tu mayor para quedarse a solas contigo ;) qué bonito es el primer amor... :p

    ¡ Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidiessssssssss los bigotes están de moda xDDDDDDD. Qué gracia tu HM! :) Yo también quiero una pizza que traiga regalos! Aunque sean bigotes de pega jaja.

      Lo de las mentiras del mayor es un clásico de la casa, además el hombre se enfada si desconfías de él... en fin jajajja :P

      Eliminar
  7. Jajaja me encantó lo de experta en cacas y lo del bigote, mi niños también tienen una caja llena de disfraces y cuando el pequeño se ponía una peluca roja con trenzas no podía parar de reír tampoco, hay que reconocer que son ingeniosos. Me gustaron las fotos de Maastrich, definitivamente tengo que ir ahí y a Aachen pues quedan muy cerca de Colonia. Muchos Saludos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mono tu peque con la peluca! Si es que a los críos cualquier disfraz les queda gracioso xD.

      Sí, te queda cerquísima así que no te pierdas Aachen! :)

      Eliminar
  8. Bueno, para realmente tener poco tiempo para escribir escribiste un megapost! interesante, divertido... Me encanta leerte por las mañanas con mi taza de café medio adormilada después de dejar niños al Cole y estar entre que haré hoy, terminar los papeles de la Uni o Mejorar mi post retomado hace una semana... Éxito y Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...