2015/04/07

Experimento aupairil... ¡funcionando!

El comportamiento de los niños tiene altibajos, pero nosotras, como chachi-aupairs, ¡podemos con ellos! En la entrada anterior hablé sobre mis estrategias para hacer que el mediano se acercase a mí, y tal y como veréis en la crónica de esta semana (o sea, esta entrada), la cosa no avanza mal. Ahora cada vez que el mediano me hace caso me siento como Raj en la imagen y me río malvadamente por dentro xD. Una vez más, actualizo tarde, pero mejor eso que nunca.


Miércoles, 1 de abril
También conocido como el día en que Ampelfrau gastó los edificios de la Grand Place por hacerles tantas fotos. Ahora no dejan hacer fotos en la plaza porque yo sola sobrepasé el cupo de fotos diarias, y los demás turistas tienen que esperar a que las fachadas se recuperen. 

Después de ese desvarío (el espíritu del HK pequeño se adueña de mí y pronto empezaré a decir cosas raras sobre gatos), empiezo a relatar...

Fui a la Rue Neuve (la calle de compras por excelencia en Bruselas) a por un DVD para el mediano, ya que es sábado era su cumple. Como un par de días antes me había dicho que "adoraaaaaaba Kung Fu Panda" (literalmente y con cara de entusiasmo), decidí comprarle dicha película. En un principio valía 10€, pero por cosas de la vida que no entendí la señora de la caja me dijo que me iba a costar 7€. Mi semana malvada empezó genial.



Tras salir del Fnac intenté ir sola a la Grand Place. Está como a 5 minutos andando, pero siempre que había estado en el centro, alguien me había enseñado el camino a todas partes. Por suerte no me perdí (más que nada porque de lo cerca que está es imposible perderse). Al llegar hice millones de fotos, pero por suerte para mis lectores, solo pondré algunas pocas:









Volví a casa y a las tres y media recogí al HK mayor del club de hockey. Volvimos a casa envueltos en una de nuestras clásicas conversaciones sospechosas. Esta vez trataba sobre cómo robar un coche. Resulta que el niño se sabe mil trucos. Seguro que los ha visto en pelis o se los ha contado alguien en el cole y no funcionan, pero a mí me dejó patidifusa con la variedad de técnicas de robo de coches que conocía. La conversación acabó, como siempre, con el niño disparando una ametralladora imaginaria. Juro que yo no le inculco esas cosas.


En casa otra situación surrealista reemplazó la anterior: au pair que no habla holandés haciéndole un test de holandés al niño. Tenía examen al día siguiente y la HM me dijo que cogiera su lista de palabras y que se las preguntara en francés para que él las escribiera en holandés. Yo claro, para preguntarle una palabra tenía que entenderla, que si no el niño me escribía que Slaapkamer es un unicornio rosa echando polvos de hada por las orejas y yo me lo creo. El holandés se parece al alemán y la cosa no fue el desastre que yo esperaba, pero aún así, cada vez que leía una palabra de la lista, se daba una de las siguientes situaciones:

1. Au pair entendía la palabra en holandés y conocía el equivalente en francés. Pocas veces pasó esto.

2. Au pair entendía la palabra en holandés pero no sabía cómo preguntársela al crío en francés. Au pair acababa haciendo gestos indignos para hacerse entender.

3. Au pair no entendía la palabra en holandes. Au pair acababa enseñando la lista al niño para señalarle la palabra. El niño ya sabía a lo que se refería la au pair y no repasaba bien la palabra en cuestión por haberla enseñado antes de tiempo.



Después vino la profe de piano del crío y mis dolores de cabeza (por la "preparación del examen") y yo nos fuimos a la cocina a preparar arroz al curry. O a intentarlo. Mientras cocinaba llegaron la HM y los dos peques, el mediano gritando: ¿por qué huele mal? 


Para ser la primera vez salió bien, y todos comieron. Incluso el mediano. Muahaha. A la noche hice el regalo de cumple del mediano (el cual tiene una obsesión poco sana con los indios). Para que luego se me porte mal...

Donde está mi dedo va el nombre de él


Jueves, 2 de abril
Quedé con unas au pairs alemanas para dar una vuelta por Rue Neuve (la calle de las compras). Cada vez que mi HD me pregunta dónde he estado le doy la misma respuesta, empieza a reírse de mí ya. Una de las otras au pairs necesitaba pantalones negros, y nos recorrimos todas las tiendas de la calle en busca de ellos, sin suerte. Sin suerte para ella, yo salí con tres blusas. No se me puede dejar entrar en ninguna tienda con dinero en la cartera. O con una tarjeta. O con cualquier cosa que pueda emplearse como método de pago, incluidos los huevos de chocolate de Pascua. 

Al llegar a casa ¡sorpresa! Tengo un sobre de la uni esperándome en el buzón. Y es que había pedido unos documentos para las solicitudes de los másters, pero no contaba con recibirlos en un laaargo tiempo a causa de las vacaciones de Pascua. Sin embargo, ahí estaban, enviados por correo desde Alemania tres días más tarde de haberlos pedido. Cuando un trámite burocrático sale bien es cuando una se replantea la existencia de los dioses.



El jueves volvía a enfrentarme a los dos pequeños monstruos, pero estaba decidida a intentar destruir su alianza. Tuve dos oportunidades esa tarde:

1. Cuando el pequeño vino corriendo adonde mí aterrorizado porque el mediano se había subido a un árbol alto y frágil. Sobreactué con el peque para demostrarle que me tomo en serio lo que dice, en plan "OMG! Pequeño, ¡enséñame lo que hace tu hermano! Hay que ver cómo la lía...". Al mediano le pregunté que a ver si se había subido al árbol. Él lo negó. Le dije que si lo había hecho que peor para él, que si se hacía daño era él quien lo iba a pasar mal. Y me fui (suplicando en mi cabeza a todos los duendecillos del monte Olimpo que no volviese a subirse).

2. Después de lo del árbol quisieron saltar en el trampolín. Me invitaron muahaha. Saltamos en paz un rato pero como la paz nunca dura con estos dos, aquel día no iba a ser una excepción. No recuerdo los detalles pero la cosa acabó con el pequeño llorando desconsoladamente porque el mediano le pegó con mucha malicia (que lo vi yo). Ignoré al mediano y fui a consolar al peque, que no paraba de llorar. El mediano amenazó con irse adentro a jugar él solo, y como vio que yo no le hacía caso, se fue enfadado. Cuando el peque paró de llorar volvimos a casa. Yo tenía miedo que mi nueva estrategia de ignorar al mediano cuando se portara mal me saliera mal y el crío acabara por odiarme, pero unos minutos después de volver a casa, algo increíble pasó:

Vino adonde mí a decirme que jugase con él.

Día 1 del experimento: challenge completed

Viernes, 3 de abril
Llevé al mayor al dentista a las 8:30 (montando el show en el hospital porque el crío iba sin DNI, pero en fin). La mañana la pasé vagueando, supuestamente tenía que escribir cartas de motivación para los másters, pero no estaba motivada para escribir motivadamente por qué me motivaba estudiar en X uni. 

Los viernes aquí son sinónimo de: au pair cargada con mil bolsas y carpetas para llevar a sus tres monstruos a la piscina. Salgo de casa con los cacharros para la piscina, y en el cole todo el mundo me da sus mochilas y abrigos. Y si normalmente ya es suficientemente malo caminar casi media hora así, este viernes había un pequeño plus: los huevos de Pascua.



Aquí la Pascua es sagrada y todos los críos reciben huevos de chocolate en el cole. Y con los huevos vienen las cestas hechas a mano. Y con las cestas hechas a mano vienen todas las demás manualidades del trimestre, porque era el último día antes de las vacaciones. El pequeño hasta tenía un casco de caballero medieval (el cual probé llevar puesto un rato para liberar espacio en las manos, pero me lo quité al ver las miradas de la gente, era demasiado ridículo hasta para mí xD). En resumen, este día yo era algo así:



A duras penas llegamos a la piscina (bueno, a duras penas llegué yo, porque ellos tan frescos (aunque el mayor me ayudó con las cosas, qué mono es)) y nos enfrentamos a la siguiente gran tarea: ponerse el bañador. 

Me metí en una cabina con el peque y los dos mayores se metieron en otras cabinas. El buen hombre no se concentraba, buscaba sus huevos de Pascua, me decía que le buscase X manualidad, incluso se puso a hacer sonar un matasuegras. En el vestuario de una piscina pública. En fin.


El mediano me dio sus cosas y se largó a la piscina. El mayor no me dio sus cosas y se largó a la piscina igualmente. Yo, pensando que el mayor habría cogido su propia taquilla, no le di importancia y metí las cosas de los peques y las mías en una gran taquilla. Tal proceso se vio constantemente acompañado por los gritos del menor exclamando que "¡cuidado con el caballeroooooooooooo" (se refería al casco del que antes he hablado). 

Pasamos media hora en la piscina (lo que dura la clase con el profe particular, así es, pasamos más tiempo en el vestuario que dentro) y salimos. De repente, se me acerca el mayor, apuradísimo: 

Mayor: ¡Mi ropa ha desaparecido!
Au pair: ¿Pero no has cogido una taquilla para ti? Si antes me has enseñado una moneda de dos euros para la taquilla...
Mayor: Ya, pero no, no he cogido taquilla. 
Au pair: ¿Y dónde has dejado tus cosas?
Mayor: En una cabina.
Au pair: ¿En una cabina del vestuario?
Mayor: Sí.
Au pair: ¿En una cabina ABIERTA del vestuario?
Mayor: Sí.



Menos mal que el señor que vigila los vestuarios (suena raro pero aquí eso existe) había visto la bolsa con la ropa del niño y la había guardado. Volvemos a cambiarnos y volvemos con la HM a casa, ya que ha venido a buscarnos.

Como es viernes, las criaturas tienen permitido ver una peli, y eligen Ninja Go, unos muñecos lego que son ninjas. Algo un poco extraño, pero quería ver si entendía el francés de la peli y acabé viéndola con ellos. 

Me tumbé en el sofá con una manta, y al poco rato se acercó el peque diciendo que quería taparse conmigo. Y... atención... ¡el mediano también! Acabamos los tres acurrucados en una esquina del sofá, y el mayor hasta sacó fotos xD.

¡No me odiaaan!

Me tocó babysitting este día. Los dos últimos días el mediano se había acercado más a mí y el peque también me hacía más caso, así que con el ánimo bien alto me dispuse a meterlos en la cama. Aunque en una casa donde tienen tres niños de estas edades la paz nuuunca dura tanto como una querría. Mientras se cepillaban los dientes el mediano le puso pasta de dientes en el pelo al peque.

Yo ya temía que la cosa derivase en otro apocalipsis como los que os contaba en la entrada anterior. No obstante... y atención, señoras y señores: conseguí echar mi primera bronca decente en francés. 

Me puse seria, llevé al crío a su habitación y lo castigué sin historia. Él se resistió, cogió un cómic para mirarlo él mismo, pero respondí diciendo que esa noche no podría mirar nada, que cuando se portase bien lo permitiría. Y... ¡me hizo caso!



A continuación le leí el mismo libro de siempre al pequeño: "Petit-Bleu et Petit-Jaune". Me lo sé de memoria. Como el mayor se acuesta algo más tarde, fui un rato a su habitación tras haber dado las buenas noches al peque. Cuando llegué, resultó que el mayor me había preparado un sitio al lado de la cama, con su almohada y una colchoneta que usa para que sus amigos duerman en ella cuando se quedan a pasar la noche. Yo creo que este crío no es más adorable porque no puede.



Fin de semana, 4 y 5 de abril
Eran mis días libres, y quedé con una de las au pairs gallegas que mencioné en una de las entradas de la semana pasada. Las dos acabamos de llegar a Bélgica, y somos las únicas pringadas que se han quedado en el país durante las vacaciones de Pascua. Damos vueltas por el centro, nos apalancamos en un café, comentamos las curiosidades del país, etc. El domingo comimos en Arcadi, un café-restaurante en una de las esquinas de las Galerías St. Hubert que ofrece platos riquísimos y tartas espectaculares por precios no demasiado elevados (en Bruselas el concepto "barato" no existe). Por 9€ nos comemos una enorme crêpe rellena de verduras varias

Mi no recordar qué iglesia ser

Zona de los museos

La Bolsa

Grand Place

Galerías St. Hubert

Arcadi

Maxi-crêpe

Debería estar prohibido exhibir tartas así. O quizá no.

Mi barrio

Casi me olvido de contar lo de las canciones: el sábado era el cumple del mediano y vinieron los hermanos de mi HM con sus respectivas familias a pasar la tarde y cenar. Cuando yo volví del centro, me invitaron a unirme al postre en la cena, y una vez más me vi en medio de una conversación de gente belga hablando francés belga muy rápido. Por suerte entendí algo más que la última vez, y tal y como pasó entonces, intentaron incluirme en la conversación y contarme cosas. En parte me sentía incómoda por no dejarles hablar de sus cosas a su aire, pero como fueron ellos los que me invitaron... 

Lo cierto es que me reí mucho, especialmente cuando el hermano mayor de mi HM sacó el móvil y se puso a enseñarme canciones belgas. Dos de ellas no tenían desperdicio: una hablaba de Salou y la otra de Torremolinos. Y de cómo hay más belgas ahí en verano que granos de arena en la playa. No os perdáis estas obras maestras:





Y con esta valiosa lección de música belga acabo la crónica de esta semana. En la próxima (espero que sin retraso que luego se me amontonan los días) os hablaré de mi experiencia en una comida demasiado elegante para mí, y sobre cómo avanza mi experimento con el mediano y el pequeño (feel like an evil scientist). 

À bientôt!

15 comentarios:

  1. jajajajajajajaja te pasaste con la foto del burro! jajajajajajaja le intento explicar a mi novio de la existencia de tu blog pero no me hace mucho caso y al final acabo riéndome yo sola como siempre XDDDDD
    Lo estás haciendo genial verás que en un par de semanas más tienes ganadísimo al mediano, los niños son así además si ve que les das cariño a los otros el se sentirá un poco celoso... Tu barrio es precioooooso!!! Sigue así, muackssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj iba a poner una foto real mía cargada con bolsas, pero claro, no tenía manos libres xDDD. Te entiendo con lo de reírte sola, me pasa a menudo y me miran raro, pero oye, las personas que reímos mucho viviremos más :).

      El mediano poco a poco se me acerca, muahahahah me entra la risa malvada cada vez que viene adonde mí :P

      Eliminar
  2. hahahahahaah Morí con tu esta entrada y el experimento, si me llega a pasar algo asi, creo que lo usaré!!!
    Las fotos hermosisimas! de verdad, y estoy de acuerdo contigo y la torta!, provoca no dejar ni un pedacito! y es la foto, no me imagino como sera en persona! hhahaha

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego a mí me está funcionando (espero que por mucho tiempo, no tengo ganas de pensar otra estrategia xD). Ohhhhh la tarta, algún día de éstos le hincaré el diente, tenlo por seguro jajaja.

      Eliminar
    2. Por Favor me cuentas!, tengo demasiada curiosidad si sabe tan bien como se ve! hahahaha

      Eliminar
  3. ¡Ole tú! Parece que el experimento está funcionando muahaha. Si es que el mediano no puede quejarse, si hasta le regalas pelis y le haces un marco personalizado. Espero que todo siga así y que vaya aún mejor ;)

    Cambiando totalmente de tema, qué bonita está la Grand Place <3 <3 <3 Creo que me enamoré de Bruselas desde el mismo momento en que iba peleándome con la maleta, levanté la vista y vi los edificios de la Grand Place brillando literalmente (aunque el olor a gofre en la estación central también ayudó jaja). Por cierto, la foto de la Bolsa es alucinante *.*

    Un besooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el experimento va bien, ahora viene adonde mí y me enseña cosas y tal muahahah. Sigue siendo difícil que me obedezca, pero eso viene con él de serie yo creo jaja.

      Ayyy la Grand Place! Yo vine a Bruselas sin muchas expectativas de encontrarme una ciudad bonita (bonita en el sentido de París o Viena), pero lo cierto es que tiene rincones espectaculares, y la ciudad en general tiene mucho encanto! Te puedes creer que no haya probado ni un gofre aquí??? Igual este finde cae al final :).

      Eliminar
  4. No me quiero ni imaginar la odisea por la que has tenido que pasar al hacer el ejercicio de las palabras en holandés. ¡Seguro que ha sido para veros en directo! :D

    Me alegra mucho saber que las cosas van viento en popa y que has sabido imponerte para que el niño no haga lo que le dé la santa gana. Al fin y al cabo, no hay otra. Si cedes, se acaban subiendo y luego no hay quien los controle.

    Como siempre, me enamoro de las fotografías. Tu barrio tiene pinta de ser una trampa para fotógrafos: edificios preciosos que te obligan a estar con el dedo en el disparador todo el rato. Me quedo con la fotografía de la Bolsa, donde el cielo tiene un aura especial.

    ¡Un beso, bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras en holandés todo un show, espero que no me vuelva a tocar xD.

      El barrio sin duda, una trampa para fotógrafos en toda regla. Ayer mismo saqué 200 fotos solo en el jardín de mi casa. Es que llega la primavera y los árboles están impresionantes :). Cuando se lo conté a mi hermana me miró mal (a distancia por skype jajaja), pero tengo fotos bonitas y que se ría todo lo que quiera jaja.

      Eliminar
  5. Te he escrito un comentario de una digna extension y no aparece.

    POR QUÉ. POR QUÉ NO APARECE.

    ResponderEliminar
  6. Y ese sí. Ja Ja.

    POR QUÉ ME ODIA TU BLOG X'D

    ResponderEliminar
  7. AG.

    Intento 2.0 (intento de fiel reproducción del anterior comentario).

    Me encantan tus entradas, de verdad xD

    (No me acuerdo cómo segúia... xD) (Creo que era algo asi como) jajajajajajaja ¡ole, ole y ole! ¡Esa vena aupairil controla y encauzaodora de niños endemoniados! Parece que las manipulaciones están dando sus frutos jajaja, controla y vencerás, está claro. Me alegro, además es que lo has hecho super bien ¿eh? Que no es que sea yo aqui el culmen de los metodos de supernanny pero vamos es que se ve claro que has tenido buenas ideas jajajaja.
    Me da a mi que el pequeño te está empezando a coger cariño eh... Me recuerda al tipico niño de peli que al principio se porta fatal y es un demonio y no quiere a su niñera y al final se da cuenta de lo mucho que esta le quiere y lo buena que es y toda esta parafernalia y al final poco a poco empieza a ser el niño adorable que es y a quererla y a adorarla y a correr por el campo con vestido hechos de cortina.

    En cuanto a las fotos: aw <3 En cuanto al crepe de verduras: AAAAAAAAAAAAAAW <3 Dios mio QUE PINTA OMG, quiero comerlo, que llevaba, como lo hicieron, donde se come, como, cuando, por qué, necesito ir alli xD

    (creo que habia comentado algo más, pero a saber xD) ah si:

    Para resumir: me encanta tu vida de au pair.

    Un besaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaazo :D

    (y voy a copiar y a pegar antes de enviar no sea que me la vuelva a liar xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :_______________________________________________ mi blog sigue odiándote hasta después de cambiar de direccion??? :(

      La gente tiene problemas para comentar aquí, igual es que soy gafe. Con la rabia que da que se borren los maxi-comentarios -_-...

      Jajjajaja los niños serán manipuladores de primera, pero con las chachi-au pairs no van a poder!!!!!!!!!!! Van listos muahahhhahhaa.

      El pequeño va por momentos, a veces quiere estar conmigo y otras no (me mira, se ríe maliciosamente y se va), pero bueno, tiempo al tiempo. Jajajaj espero coger las medidas de las cortinas de la casa pronto muahaha y aprenderé a tocar la guitarra para ir a cantar al campo xD. Adoro esa peli <3.

      Si te vienes a Bruselas te llevo al sitio de la crêpe!! Acabamos empachadas, pero estaba deliciosa!

      Eliminar
  8. Por Dios, que buena fotografía, yo sacaría 1000000000000000000000000000000000000000000000000000000000 con mi cámara por día jajjaja

    Y me alegro que los peques se encariñen con vos y no sean pequeños demonios, se ve que lo estás pasando lindo! que siga así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajajaa la verdad es que solo saco fotos en "días de fotos", o sea, cielo azul y despejado. Si intentase sacar alguna en días nublados darían asco ajja.

      Los niños en el fondo son adorables (cuando quieren), espero que me vayan cogiendo más cariño con el tiempo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...