2015/03/31

"Me río de la casa de enfrente" y otras ocurrencias infantiles

Las frases de los niños no tienen precio, cualquier au pair que se precie (y que no se precie también) o cualquier otra persona que trate con niños estará de acuerdo con eso. Hoy publico la crónica de mi segunda semana como au pair en Bruselas. Aviso que la entrada será larga, como todas mis entradas-diario, pero contiene mil y una anécdotas y absurdeces dichas por los críos. Por ejemplo, si lees la entrada te adentrarás en el maravilloso y lógico mundo de mi HK menor, quien al parecer sostiene que los gatos y las manualidades con papel-crepe tienen un antepasado común. ¡No te lo pierdas! 


Lunes, 23 de marzo
Como ya tengo bici, decido sacarle provecho y visitar el parque de Wolvendael, a unos 5-10 minutos en bici de mi casa. Lo de sacar provecho a la bici era la idea inicial, porque nada más entrar al parque me encuentro con una señal de "prohibidas las bicis". Bien.



Pero ya que estoy ahí no me quedo sin ver el parque. Me bajo de la bici y con ella a cuestas (literalmente a cuestas, porque esta ciudad esta completamente en cuesta, y el parque no iba a ser para menos) empiezo a subir por el camino que lleva a la zona central del parque. Del Parc de Wolvendael poco diré, ya que una imagen vale más que mil palabras, o eso dicen:







Vuelvo a casa, como y voy a buscar a los dos peques al cole. Esta semana no está siendo demasiado duro el trayecto, pero la semana pasada fue un horror llevarles a casa porque se paraban cada dos metros (como mucho) a recoger tesoros del suelo. Y cuando digo tesoros me refiero a palos, hojas, envoltorios de plástico, trozos de alambre y todos esos objetos tan interesantes que uno se encuentra cuando camina por la calle. Claro que, al poseer dichas valiosas rarezas de la naturaleza y la humanidad, había disputas por quién se los quedaría. 

Por poner un ejemplo, la razón de una de sus peleas fue una esfera. ¿Un balón? ¿Una perla? ¿Una canica especial? ¿Una Pokeball? ¿Una reliquia de una antigua civilización? No. Me refiero a una bola como éstas:



Que ya veis, en el árbol había tropecientas, pero no. El pequeño encontró en el suelo una de ellas atada a un palo y no pudo resistirse a cogerla y emplearla como "su bola de fuego para hacer magia". Si le hace ilusión, yo no juzgo. Pero el problema empezó cuando el mediano se percató del maravilloso hallazgo del pequeño y quiso arrebatarle su valioso utensilio mágico. Me río yo de Voldemort y la varita de saúco, es el pequeño con su bola de fuego el que da miedo del malo. Un enfrentamiento entre el pequeño con el palo y el mediano con un trozo de alambre sería más o menos así:

El mediano no quiere compartir el trozo de alambre...
...y tendrá que enfrentarse al asombroso poder de la bola de fuego atada a un palo.

Bueno, sigo que como siempre me pongo en modo persiana y no hay quien me calle. Al final de la larga travesía (léase unos 500m) llegamos a casa y como hace bueno quieren ir a jugar al trampolín. Estando yo lavando los tuppers de la comida de los críos, me viene el mediano a pedirme que juegue con ellos. Cosas como esta le hacen la tarde a una, y más los primeros días de au pair :).

Saltamos en el trampolín, se hacen daño mil veces, lloran, volvemos a saltar, se chocan con las cabezas y vuelven a llorar los dos a la vez, venga a saltar otra vez, etc. Tras una hora y pico de saltar sin parar vienen las vecinas de al lado a jugar y me voy a preparar la cena, que hoy me toca a mí. Como tengo poco tiempo hago panini de tomate, calabacín, pavo y queso, y aunque se me olvida la sal (bravo), a los niños les gusta. 


Martes, 24 de marzo
Me deshago de todas las perezas que tengo (que no son pocas) y voy a la universidad a empezar con mi trabajo de fin de carrera. Mi vida ahora es una extraña mezcla de tardes jugando en el trampolín y libros sobre el impacto del Euro en la UE, pero oye, lo primero me ayuda a sobrevivir a lo segundo. 

No hago demasiado pero menos es nada. Vuelvo a casa, como y de nuevo a buscar a Gollum y Voldemort los peques al cole. El mediano, nada más salir por la puerta de la valla del cole, empieza a correr y grita: "vamossssss, ¡quiero ir a casa con Alexis!". El tal Alexis es el que por lo visto insulta a mi HK mediano a todas horas, de modo que yo, sin entender nada, le sigo con el pequeño, esperando que no empiecen a pelearse mi HK y el tal Alexis.


Tomamos un desvío para seguir al niño que le medio-hace bullying y como nos encontramos cerca del parque de Wolvendael, decido llevarlos ahí. Empezamos a subir la cuesta inicial con ánimos, buscando escondites de lobos. El mediano y yo imitamos el aullido de un lobo para asustar al peque y hacerle creer que hay lobos de verdad, pero el enano en vez de asustarse, dice "ah, mirad, sí que hay lobos" y empieza a buscarlos con toda su ilusión.

Au pair: Pero tú sabes que si encuentras al lobo te va a comer, ¿no?
Pequeño: Sí.
Au pair: ¿Y aún así lo buscas?
Pequeño: Sí. Mira, está aquí (levanta una piedra y señala el suelo).


Aquí me recuerda a mi HK peque en Rosenheim, la cual tenía fuertes instintos suicidas, tal y como conté en esta entrada.

Llegamos al parque y jugamos en todos los cacharros, al escondite, etc. La mayoría del tiempo lo pasamos en un columpio gigante donde caben los dos. Y cómo no, hay disputa. El mediano quiere que empuje fuerte. El pequeño quiere que empuje suave. ¿Solución? Hacemos turnos, se suben uno a uno y eligen velocidad. El mediano está de acuerdo... pero el pequeño no. Si es que no se ponen de acuerdo ni en estar de acuerdo.

El pequeño no se quiere bajar y empiezo a empujar fuerte para que se de cuenta de que voy en serio y que si quiere ir despacio tendrá que respetar los turnos. Como le da miedo empieza a gritar y le entra la risa floja histérica. Paro el columpio y le pregunto si se ríe porque tiene miedo, y que si es así puede bajarse y esperar su turno. A lo que responde: "no, no me río por el miedo... me río... (pausa dramática)... de esa casa de ahí enfrente (señala a lo lejos)"



Y de ahí el título de la entrada de hoy. Empieza a llover y volvemos a casa (tardando más de lo que tardó Willy Fog en dar la vuelta al mundo, por supuesto), cenamos y vamos a dormir.


Miércoles, 25 de marzo
Por la mañana voy al centro a comprarme una mochila para llevar mi portátil a la biblioteca. Opto por buscarla en la Rue Neuve, calle comercial que cuenta con tooodas las tiendas que te puedas imaginar. Quedo fascinada por la variedad, y a la vez desorientada porque entre tantas cosas no sé dónde mirar. Al final me decanto por una mochila de 10€ del Primark. Me gusta la calidad, como veis.

De vuelta en casa, compruebo el correo y he visto que habían respondido de la uni de Viena que os mencionaba aquí, resulta que estaba en lo cierto y no me han cogido. Por las preguntas de la entrevista buscan a alguien con experiencia en "academic research", y yo en ese aspecto tengo cero experiencia, así que no doy el perfil, nada nuevo bajo el sol. Me lo tomo con filosofía, alguna otra universidad me querrá, he visto muchos programas realmente interesantes y tengo un buen expediente, así que quiero pensar que es cuestión de tiempo. Y cuando domine el mundo se arrepentirán de no haberme cogido muahahaha xD.



Voy al club de hockey a buscar al mayor (que ha venido llorando porque ha roto su stick, menos mal que luego se ha animado), hacemos los deberes (con mil distracciones porque el buen hombre no se concentra), me enseña palabrotas, me dice que tiene una villa en "Australia del Oeste" (a lo que añade, mirándome serio: "a la derecha", y yo empiezo a reírme tontamente)...

Vuelve a tocarme cocinar y había prometido hacer una tortilla de patata. Todo iba bien hasta que le he dado la vuelta (bueno, hasta que mi HD le ha dado la vuelta, porque yo no podía con la sartén xD), he esperado demasiado y se ha pegado la tortilla a la sartén. En fin, aunque rota, estaba buena, a ver si otro día no se pega y la sirvo más presentable.


Jueves, 26 de marzo
Poco recuerdo de este día, mi HD me llevó a la universidad (trabaja cerca) y ahí intenté empezar con mi trabajo de fin de grado. ¿Qué pasó? Que como tenía que elegir una universidad para el master, acabé pasando la mañana mirando másters. Así que poco interesante que contar. 

Por la tarde lo normal, recoger a las criaturas, jugar con ellos, etc. Jugamos en el trampolín, vinieron las vecinas y se me acabó la diversión porque una de ellas quiso pintar el trampolín con tizas. Un trampolín de una casa ajena. La niña me caía bien, pero después de la liada que me montó el jueves con las pinturas y el tour que hubo que hacerle de la casa entera para encontrarlas, mi opinión de ella ha disminuido jaja.




Viernes, 27 de marzo
Otra vez toda la mañana mirando másters. Y es que hay que apuntarse antes del 30 de abril y aquí estoy yo, consiguiendo la mitad de los documentos a última hora. Cómo se nota que soy novata... Por la tarde deberían tener piscina los niños, pero el profe seguía enfermo y como hacía bueno, mi HM dijo que los llevara al parque y que luego vendría ella.

El pequeño tooooooodos los días al salir del cole dice dos cosas, sí o sí:

1. "J'ai faim" (tengo hambre), y se come las galletas del almuerzo (las que se tenía que haber comido a las diez de la mañana, sí, las mismas).
2. "On va aller à la piscine?" (¿iremos a la piscina?), con cara de pena, como suplicando.



Así que podéis imaginar que no le hizo ni pizca de gracia lo de ir al parque, pero para mi sorpresa no berreó ni nada. El mayor también estuvo decepcionado pero apenas se quejó (me pregunto cuánto durará hasta que empiece a caerle mal yo y me las monte también). A paso de tortuga (léase al paso del pequeño) fuimos al parque de Wolvendael, subimos la cuesta y el mayor se quedó dibujando cosas raras mientras yo jugaba con el peque.

Arte

El peque (4 años) quería subirse a todas partes y claro, la au pair detrás ayudando. Lo gracioso empezó cuando quiso subir por el tobogán andando. Solo no podía, como es de esperar. De modo que ahí estuve, empujando a la criatura cinco mil veces para que subiera. Con todo lo que se mueve y patalea, además, me pasó todo el barro de los zapatos al abrigo. Un show.

Antes he dicho que al pequeño le encanta coger palos del suelo y utilizarlos como arma (comportamiento recientemente identificado por los psicólogos como "el complejo Voldemort"). Tengo una prueba:

Mini-voldi
Súbeme al árbol con los pajarillos

Me hago el interesante con mi libreta

Al rato llegó mi HM con el mediano, comimos gofres rellenos (nota mental: aprender como rellenar gofres) y fuimos para casa. Como mi memoria funciona como le da la gana y estoy escribiendo esto el lunes, poco más recuerdo de este día.


Sábado, 28 de marzo
Se resume en: día depre. Por varias razones: para empezar, me empezó a entrar la angustia de no poder acceder a ningún master, que se me iban a pasar los plazos, que no me iban a coger, etc. Además el tiempo daba asco. Asco del de verdad, frío, viento, lluvia... primavera belga, señores.

Y para el colmo de los colmos: por la mañana, mientras íbamos en coche a ver jugar a hockey al mediano, la HM le dijo al pequeño que iban a quedarse un rato conmigo a la tarde y el otro, ni corto ni perezoso, empezó a gritar: "nooooo con ella noooo mamiiiiiiii". Ni que los torturase, hoygan.



Sé que es un niño de 4 años. Sé que si su mami está cerca no querrá separarse de ella. Sé que llevo dos semanas y que no van a sentir un amor incondicional por una desconocida que acaba de llegar. Pero sabiendo todo esto, la dichosa rabieta me sentó fatal. Ahora lo pienso y lo mismo me da, es algo normal de los críos, pero en el momento mi humor no estaba para eso. 

Intenté hacer juegos y tal con ellos, pero al andar los padres por ahí pues pasaban bastante de mí. El mayor (mi aliado) no estaba, así que todo el día fueron broncas de los dos peques y psicológicamente acabé agotada. 

Lo único que conseguimos hacer fue lo que en principio iba a ser un "sombrero". Pues el pequeño se lució cuando le puse la cinta al sombrero, en vez de ponérselo en la cabeza, lo ató a una silla pronunciando la frase estrella del día: "c'est un chat" (es un gato). 

La nueva mascota de la casa, aún no lo he escuchado decir "miau", pero tiempo al tiempo

Me tocaba babysitting además pero con la ayuda del mayor (tiene más autoridad que los padres con sus hermanos, y va en serio) los acosté sin mayores problemas.


Domingo, 29 de marzo
¡Quedada con au pairs! Gracias a los maravillosos grupos de face he conocido gente aquí, y una chica me invitó a ver la capilla de Koekelberg con ella y otra au pair, ambas gallegas.



La idea era esa, ver la capilla, pero como el tiempo seguía sin acompañar (que hacía un tiempo de mierda con todas las letras, vaya) y optamos por... ¡el museo del chocolate! He AQUÍ el link con toda la información. Pagamos cinco euros por la entrada (precio de estudiantes) y nos dispusimos a ver el museo. Nada que ver con la fábrica de chocolate de mi amigo Willy Wonka, pero para pasar un rato si hace malo está bien. ¡Incluso había ropa hecha de chocolate! Ideal para que te arresten por escándalo público en verano.






¡Ropa de chocolate!

Demostración de cómo hacer pralinés
La demostración acabó derivando en deliciosos pralinés belgas gratis (quien dice gratis dice después de haber pagado 5€ de entrada, pero se perdona), una buena manera de terminar la visita al museo más dulce de la ciudad. 

Tras dar cien vueltas a cien calles al final comimos en Le Roi des Belges, en el centro. Y atención, porque si bien hasta ahora no me habían timado en ningún sitio y llevaba bien el tema del ahorro... ¡un botellín de agua de medio litro nos costó la friolera de 4,10€! Pensábamos que nos habían cobrado el agua con partículas de oro, pero resultó ser la normal y hubo que pagar.

Una "tartine", al parecer plato nacional belga (lo de plato nacional lo digo yo, pero las comen a todas horas)

Después de tres horas en el sitio ese y quedarnos solas en el bar (y más nos valía quedarnos mucho, porque el monumental precio del agua había que compensarlo de alguna manera), salimos a dar una vuelta, pero el tiempo volvió a ponerse tonto y a los pocos minutos nos embarcamos en la odisea de buscar un nuevo bar

Debería haber muchos sitios donde poder tomar café, diréis. Pues en teoría sí. Sin embargo:

- Al ser domingo, tooodas las tiendas cierran, y lo único abierto son las cafeterías y restaurantes de las zonas turísticas. Ergo, toda la gente se amontona en el centro.

- Como llueve malamente, no se puede estar en la calle, de modo que en las cafeterías no cabe un alfiler.

Mil vueltas después nos apalancamos en el Boston Steak House (un sitio caro pero al menos dentro no llueve). Hablamos un rato más sobre la vida y las trastadas de nuestros respectivos HK (cual ancianos que se quejan de lo mucho que les duele todo), había anécdotas para dar y regalar ahí.

Volvimos a casa a eso de las ocho y me fui a dormir tras hablar con todo quisqui por el "wasas" (léase Whatsapp). 



... el cuento por hoy se ha acabado. Una vez más, me he enrollado mucho, pero ya dije que quería que estas entradas le sirvan a mi yo del futuro para recordar los días en Bruselas. Prometo que el resto de las entradas de la semana serán más cortas, intentaré meter el rollo solo una vez. 

À bientôt!

16 comentarios:

  1. Solo decir: ME ENCANTAS.

    De verdad, me he leído tu entrada entera y es que me encanta leerte, no se me hacen largas para nada. Me encanta tu actitud y tu vida de aupair y tú y todo jajajaja. Te entiendo con lo de la rabieta, que si lo piensas con frialdas es como "es una tontería " pero en ese momento te sientes como "vale oc no me quieren" jajajaja, lo del gato me ha matado también jajajajajajajajajajja niños, un universo paralelo y totalmente fascinante. En fin, espero con muchas ganas tus próximas entradas preciosa :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains gracias jajaj vas a sacarme los colores xDDD.

      Lo de la rabieta... cada vez te van importando menos esas cosas, pero cuando acabas de llegar a una casa te sientes todo el rato a prueba y no ayuda que se pongan así. Pero las au pairs somos fuertes :).

      Ay lo del gato. Me empecé a reír y se enfadó. Yo como... hijo, has oído lo que has dicho? Cómo quieres que no me ría????? Pagaría por escuchar una conversación entre mi HK peque de aquí y mi HK peque de Rosenheim. Desvarío asegurado.

      Eliminar
  2. jajaja, me meo con tu mini-voldi!!! Adoro la imaginación de los críos pero el tuyo se lleva la palma con creces. Ya sabes que me encanta leer tus historias porque me río un montón (mi novio piensa que estoy loca por reírme con el ordenador).
    Estoy de acuerdo con Paloma, no se hacen nada largas, son muy divertidas y amenas y además escribes muy bien.
    Siento mucho lo de la uni, que te hayan rechazado, ellos se lo pierden; ya verás como encuentras tu master y te podrás quejar de las clases y los profesores ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este señor es un mundo aparte, tiene unas cosas... pero es adorable :).

      Jajajajajja me alegro de que te lo pases bien, yo también me divierto escribiéndolas, reír es sano muahaha :). Cuánto cumplido en tan pocos comentarios jajaja y yo que no he sabido nunca cómo encajarlos :P. Gracias!

      Algún master me tiene que querer, aunque sea por descarte! JAjajaajjaja

      Eliminar
  3. Jajajajajaja me lo paso genial leyendo tus post! Entiendo perfectamente como te sientes con los niños, yo he tenido que cuidar 20 de cuatro años en una misma clase... Así que lo estás haciendo genial, sigue así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que resulten divertidas, es lo que intento, porque si no esos tochos a ver quién los lee xD. 20 niños... respect, sister! Jajajaj madre, yo creo que el segundo día me pegaría un tiro, no tengo tanta paciencia :).

      Eliminar
  4. Cada día me quedo más patidifusa con algunas de las fijaciones de los niños. Lo de las bolas de fuego y el gato de cinta me ha dejado sin habla y me ha arrancado una sonrisa (que hoy me hacía falta).

    ¡El parque es precioso! Casi te diría que vuestra "primavera" me da envidia, porque aquí hace un bochorno de los de no salir de casa si no quieres derretirte.

    No te preocupes por el tema del papeleo del máster, que seguro que al final acabas encontrando el tuyo y todo sale bien :) Yo hoy me he enterado de que por muy poco no he pasado la preselección de una beca, así que me da que el máster va a tener que esperar un año. Casi que lo prefiero, para prepararme con más calma para la batalla burocrática.

    ¡Siempre es un placer leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja desde luego las au pair deberíamos escribir las frases de nuestros niños y publicar libros con ellas, nos haríamos millonarias! Anecdotas aupairiles varias, vol 1. Llegaría a ser una enciclopedia al final xD.

      Siento lo de la beca! Los señores de las unis y los ministerios de educación no saben el material que se están perdiendo! Jajajaja pero como bien dices, el año que viene podrás estar más preparada, seguro que acabas en el master de tus sueños!!! Mucho ánimo!

      Eliminar
  5. jajaja cómo me he reído!! Los niños son la pera, para bien y para mal. Estoy de acuerdo con Paloma y Cris, me he leído tu entrada de principio y a fin, no se me ha hecho para nada pesada y te juro que me he llegado a reír en voz alta (cosa que casi nunca me pasa). Estoy deseando leer más aventuras de tu día a día por tierras belgas, así que aquí tienes a alguien más todos los lunes esperando tu resumen semanal. Y con el máster paciencia, seguro que acabarán cogiéndote =)

    ¡Un abrazo!

    PD: Las fotos del parque son preciosas *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carol :D. Las entradas de las au pair muchas veces están en un área gris entre la comedia y la tragedia muy interesante xD. Esta semana ha dado para mucho y habrá dos entradas-diario, si me he enrollado hasta ahora, esta semana me he superado xD.

      El día era "día de foto" total :D, luego empezó a llover y no se podía sacar la cámara...

      Eliminar
  6. Que envidiaaaaaaaa!! Menudas fotazas las del parque! Y yo en Boston emocionada porque la nieve está casi derretida jajajaja

    Me encanta tu forma de escribir y contar tus aventuras.

    Te sigo leyendo!

    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj la primavera se la han quedado en Canarias y no comparten para el resto del mundo, según parece xD. Aunque ese día cuando salió el sol el parque estaba precioso :).

      Muchas graciasss *_*

      Eliminar
  7. pues para visitar esa pasada de parque yo también llevaría la bici a rastras, jijiji! que aventurera :) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa bici va a recorrer tortuosos y prohibidos caminos, lo estoy viendo xD.

      Eliminar
  8. Me encanta leer tus entradas! de verdad que son muy divertidas. Tu niño de cuatro años me recuerda muchísimo al mio en todo... si no fuera porque el mio era alemán habría creido que es el mismo jeje. El museo de chocolate se ve mucho más ineteresante que el de Colonia, a ver si cuando vaya de nuevo a Bélgica le doy una oportunidad. Por lo del master no te preocupes que alguno te seleccionará :D Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj igual el niño tiene una vida doble (mini-Hannah-Montana) y no lo sabemos! Jaja creo que su absurda imaginación se me está pegando...

      El museo no está mal, si estás un tiempo largo en Bruselas merece la pena pasarse, pero no lo incluiría en la lista de cosas imprescindibles.

      Saludos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...