2015/03/23

La prueba de fuego de una au pair, llegada y primera semana

Bonjour! Tal y como hacía cuando nació este blog allá por 2013, quiero utilizarlo para llevar una especie de diario de mis aventuras como au pair, para leerlo en el futuro y reírme de las anécdotas y volver a recordar mis días en Bruselas. Pero como ahora trato más temas en el blog que entonces, he decidido subir una "entrada-diario" contando la semana el domingo o el lunes. En las demás entradas hablaré de temas diversos, anécdotas aupairiles particulares, Bruselas, Alemania, otros viajes, etc. Empezaré por contar brevemente (léase "ATENCIÓN: entrada kilométrica") mi primera semana:

Sábado 14 de marzo
Me despedí de mi familia una vez más (en vez de habituarme, cada vez que me voy me da más pena despedirme) y me subí al tren a París, donde tendría que cambiar de tren y coger otro a Bruselas. El universo quiso que hasta el trayecto en tren estuviese marcado por la intriga y la tensión, porque por obstáculos en la vía llevábamos 45 minutos de retraso. ¿Y cuánto tiempo tenía yo para ir de una punta de París a otra para cambiar de tren? Gracias al retraso, una hora. El revisor me dijo que llegaría, pero claro, una no va tranquila. 

En París (estación de Montparnasse) me dirijo al metro con un paso acelerado, en principio no debería tener problemas en llegar pero nunca se sabe. Me ahorro los dos euros del billete del metro porque nos había sobrado uno en el viaje de Nochevieja a París, son solo dos euros, pero el ahorro siempre hace ilusión. ¿Recordáis el show que dimos mis amigas y yo con las maletas en el metro de París la última vez? Pues volví a darlo. Yo sola. Lo cual es más triste. 



Dejando a un lado los percances maletiles (como que casi me pego el tortazo del siglo delante de 500 personas, por poner un humillante ejemplo), todo va con normalidad en el metro y llego a la Gare du Nord (estación del norte) en aproximadamente media hora. Una media hora que me paso mentalizándome de que volveré a montar un espectáculo con mis maletas (en las que llevo toda la casa, como un caracol) a cuestas. Peeero... esta vez el duendecillo de la suerte se apiada de mí y envía esto:

¡Hay escaleras mecánicas!

Diréis que vaya chorrada, pero en el metro de París es un milagro encontrarlas donde las necesitas. El metro tiene su encanto, al haber sido mantenido más o menos igual durante más de 100 años me gusta imaginármelo frecuentado por gente de distintas épocas, pero lo de las escaleras es una tortura si vas con equipaje. En fin, que me alargo como siempre.

En Gare du Nord me espera el tren a Bruselas, el cual tarda solo hora y media en llegar a la capital belga. Pongo un pie en un nuevo país para mí sin tener ni idea de dónde me estará esperando la Host Family, así que bajo al hall de la estación y tras dar un par de vueltas con mirada de persona completamente perdida me pareció reconocer a mi Host Dad. Mantuve la mirada cual persona sospechosa y cuando miró en mi dirección me reconoció, menos mal. 

Prueba #1: comunicarse con un francés macarrónico que da pena. No conseguí decir una frase coherente en el trayecto a casa, pero nos entendimos y me contó que dejaríamos mi equipaje en casa para luego ir a la fiesta del cole de los dos peques. Llegamos a la casa e inmediatamente saqué la conclusión de que viviría en la casa más chachi de toda la calle (ya os hablé un poco de ella en la entrada anterior).

Aún ando escasa de fotos así que pongo la misma con toda la poca vergüenza del mundo

En el colegio (5min andando desde la casa) conocí a mis Host Kids peques, el mayor estaba de excursión con los Scouts. Fueron un poco tímidos al principio pero poco a poco hablaron conmigo, yo intenté hablar con ellos pero la mitad de las veces no me entendían (ahora ya me suelen entender más, afortunadamente), jugamos juntos, me enseñaron la casa, etc. El resto del sábado pasó tranquilamente.


Domingo, 15 de marzo
Voy a intentar no enrollarme tanto en contar los siguientes días. Lo juro. La mañana del domingo pasó normal, jugando con los críos y empezando a ver que están como cabras. Esto lo contaré en otra entrada porque si lo hago en esta Blogger me va a bloquear por soltar tochos intragables. Al mediodía llegó el mayor de la excursión, me habían dicho que era el más difícil así que estaba algo intranquila, pero parece ser que le causé buena impresión y pasé la tarde jugando a mil cosas con los tres monstruitos. 

Por la noche los Host Parents me explicaron la rutina de las criaturas, mis tareas y demás. 


Lunes, 16 de marzo
También conocido como el día en el que los astros se alinearon contra Ampelfrau. Por una parte, el pequeño y el mediano no tenían cole justo este día, así que en mi primer día de trabajo me pasé ocho horas sola con ellos. Fiesta. Y para colmo (el colmo de los colmos además), lo siguiente: creo que no lo conté aquí pero solicité una plaza para cursar un máster en la Wirtschaftsuniversität Wien, la escuela de estudios empresariales y económicos de Viena. Pues bien, cumplía los criterios y me invitaron a hacer una entrevista por Skype. ¿Cuándo? Lunes, 16 de marzo. Mi primer día de trabajo en Bruselas. El día en el que los enanos no tienen cole y están solos conmigo. Un aplauso, por favor.


Mi Host Mum me dijo que les pusiera una peli mientras hacía la entrevista, que no se moverían de ahí. Hice esto, cruzando los dedos para que fuese verdad y que no tuvieran un apocalipsis planeado justo para ese día. De la entrevista poco diré, salió bastante mal. En el momento que me preguntaron "¿y dígame usted, cuál es el último texto académico que ha leído?" estuve a punto de colgar, cerrar el ordenador, quemarlo y huir haciendo la croqueta.


Al menos los críos estuvieron quietos delante de la tele con cara de empanados (por algo lo llaman la caja tonta, con mucho acierto, he de decir). Yo salí baja de ánimos de la entrevista y aún me quedaban seis horas de berridos infantiles, fue un día duro. Por suerte, a la tarde se les ocurrió salir al jardín y saltar en el trampolín, de modo que ellos pudieron soltar todas las energías destructivas sin romper nada y yo me despejé un poco. Fue divertido, la verdad. A las seis vino mi Host Mum con el mayor y me relajé un poco, y el resto del día pasó con normalidad.


Martes, 17 de marzo - Jueves, 19 de marzo
Fueron mis primeros días de rutina. Las mañanas las aproveché para explorar el barrio (el cole, club de hockey, supermercado...) para evitar sorpresas al ir a buscar a los niños, no era plan de querer ir al hockey a buscar al mayor y acabar encontrándome de frente con el Manneken Pis por haber dado más vueltas que yo qué sé qué. También fui a la universidad (por el camino más largo, todo hay que decirlo) y me inscribí en la biblioteca para escribir mi proyecto de fin de carrera, compré una tarjeta SIM belga, investigué los precios de las tiendas, etc.

Por las tardes iba a buscar a los niños, jugaba con ellos, etc. Me dieron un par de sustos al subirse a la rama más alta del árbol más alto del jardín, pero luego descubrí que podían hacerlo. Espero que no se caigan, y si lo hacen, que no sea cuando estén solos conmigo. 

El jueves fue mi primer babysitting, fue mejor de lo esperado, al principio parecía que iba a ser imposible, pero gracias a mi alianza con el mayor todos se calmaron y pude acostarlos sin mayores problemas. 


Viernes, 20 de marzo

También conocido como el día del eclipse

Un par de días antes un amigo súper fan del Athletic de Bilbao me mandó este enlace por Whatsapp. El Manneken Pis llevaría la camiseta del Athletic el viernes por la mañana. Al principio pensé que era broma, pero no. De modo que ahí fui, cual corresponsal de las noticias, a sacar foto a la estatuilla. Aún no había visto nada del centro de Bruselas, pero como mi Host Family me dijo que me lo enseñarían el domingo, decidí ver el Manneken Pis y volver a casa, así el domingo me llevaría una sorpresa cuando me lo enseñasen, que siempre hace más ilusión.

Yo pensaba que le pondrían la camiseta y ya, pero al llegar a la calle donde se encuentra el Manneken Pis vi que media peña del Athletic estaba ahí, extendiendo Bilbao (la capital del mundo) hasta Bruselas. Me entró la risa floja al verlos cantando y bebiendo sidra, ¡hasta ETB (la tele vasca) estaba ahí! Todo un evento, como veis. 

Ahora Bruselas también es la capital del mundo

Manneken Pis
Por la tarde tocaba llevar a los enanos a la piscina. Como era la primera vez, mi HM vino también, para enseñarme dónde estaba todo. Normalmente tienen un profe particular que da clase a los dos peques, pero justo ese día estaba enfermo, de modo que hicimos un bobo un rato en la piscina y volvimos a casa. Estarían cansados después de un día de cole y piscina, diréis. Pues sabéis cuál fue la primera idea que se les ocurrió al llegar a casa? ¡Vamos a saltar en el trampolín! Así es, los tres críos y yo nos pasamos una hora saltando al trampolín. 


Sábado, 21 de marzo
Por la mañana fuimos a ver a jugar al mayor y al mediano a hockey y después a comer a un restaurante vietnamita. Era la primera vez que probaba comida de ese tipo y no sabía qué pedir, pero al final comí una especie de rollito con pollo, pera, algas raras y otra cosa que no supe lo que era (ni quiero saberlo xD). No estaba malo, sobre todo después de echarle medio bote de salsa de cacahuetes. Supongo que hay que acostumbrar el paladar

Al volver a casa mi HD infló las ruedas de la bici de mi HM y me dijo que podía utilizarla cuando quisiera. Bieeeeen, me encanta ir en bici a los sitios, intento evitar el metro y el tranvía si puedo. Fui con el mediano a explorar el barrio... con la bata del pijama. Como el asunto de la bici me pilló por sorpresa, no tuve tiempo de coger un abrigo decente, y ahí que fui por toda la acera (lo cual en principio está prohibido) detrás del crío medio en pijama. Menos mal que nadie me conoce xD. 

Por la noche mis HP tenían invitados, otras dos parejas que venían a cenar. Yo en principio iba a quedarme en mi habitación y hacer Skype con mis padres, pero mi HM insistió que bajase con ellos, así que después del Skype bajé al comedor, con cara de poker porque me intimidaba la situación, y me ofrecieron un asiento en la mesa. 

¡Imagen de Mr. Darcy! No he podido resistirme a ponerla :P

Fue un detalle por parte de mis HP, la verdad, intentaron que entendiese la conversación (plagada de coloquialismos de la Bélgica profunda que me explicaron con pelos y señales), aprendí unos cuantos tacos que luego olvidé... pensé que me sentiría más incómoda pero lo cierto es que me reí mucho. Y aprendí que ver a tu HD un poco pasado de vino no tiene precio. Para todo lo demás, Master Card.


Domingo, 22 de marzo

La familia me llevó a ver el centro histórico de Bruselas, ¡hasta montamos en calesa!

Me habían dicho de todo de esta ciudad, a algunos de mis amigos les había enamorado y a otros espantado para toda la vida. Mucha gente dice que es una ciudad gris y decadente, lo cual es en parte cierto, pero a mí me parece que tiene muchísimo encanto, es diferente a todas las ciudades que conozco, las fachadas son únicas, las callejuelas muy curiosas y el ambiente relajado (al menos el domingo, igual voy otro día y me trago esas últimas palabras sobre el ambiente). Me causó muy buena impresión, estoy deseando volver por ahí y seguir explorando (y sacar fotos con mejor tiempo).

Ayuntamiento en la Grand Place

Grand Place

Grand Place

Grand Place

Otra plaza de cuyo nombre no quiero acordarme

Caballooo (y HK peque ahí medio escondido xD)

Bélgica, la tierra del cómic

Galerías St. Hubert

Pascua everywhere

Jeanneke Pis

La tarde fue muy tranquila, jugué al frisbie (o como se escriba con el mayor y el peque, leí, hice el vago, etc. Hasta aquí la primera semana en tierras belgas, de momento no tengo quejas y estoy muy contenta con la familia :).

À bientôt! 

11 comentarios:

  1. ¡No sabes cómo te entiendo con lo de las escaleras! A mi me paso lo mismo en Barcelona, pasillos INTERMINABLES, subidas y bajas, sin escaleras mecánicas y ningún alma caritativa que te ayudase; se te saltan las lagrimas cuando encuentras una ¿verdad? (escalera mecánica me refiero). Ains Ampelfrau, espero que te hayan cogido en el master, de verdad; seguro que la entrevista salió mejor de lo que lo pintas ¿cuándo sabes si te han admitido?
    Vamos que con los 3 nanos no te vas a aburrir ¿no? Estoy deseando leer tus aventuras y desventuras con ellos porque parecen unos piezas... ¡ Un abrazo !

    ResponderEliminar
  2. ¡No sabes cómo te entiendo con lo de las escaleras! A mi me paso lo mismo en Barcelona, pasillos INTERMINABLES, subidas y bajas, sin escaleras mecánicas y ningún alma caritativa que te ayudase; se te saltan las lagrimas cuando encuentras una ¿verdad? (escalera mecánica me refiero). Ains Ampelfrau, espero que te hayan cogido en el master, de verdad; seguro que la entrevista salió mejor de lo que lo pintas ¿cuándo sabes si te han admitido?
    Vamos que con los 3 nanos no te vas a aburrir ¿no? Estoy deseando leer tus aventuras y desventuras con ellos porque parecen unos piezas... ¡ Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muerte eterna a las escaleras normales en el metro! No es que conozca otra muerte además de la eterna (por desgracia), pero bueno, lo mismo da. Hoy mismo me han mandado un mail de la uni y nada, que no me quieren (suena super trágico jajajajja), a seguir buscando se ha dicho!

      Jaja aquí lo último que haré será aburrirme, lo estoy viendo! Espero ser constante contando mis aventurillas :).

      Un beso!

      Eliminar
  3. Qué alegría volver a leer anécdotas aupairiles de las tuyas. ¡Si es que las echaba de menos! Por lo que cuentas, la familia se porta genial e intenta en todo momento que aprendas. Me parece muy considerado por su parte que te invitasen a la conversación, aunque imagino que sería casi misión imposible seguir el hilo de esta. Seguro que cuando acabe tu estancia logras entenderlos sin ningún problema :)

    Bruselas tiene pinta de ser una ciudad con mucho encanto, como tú dices. Además, viviendo tanto tiempo allí seguro que te da tiempo a descubrir rincones que la mayoría de turistas desconocen.

    La entrevista seguramente te saliera mucho mejor de lo que piensas. Siempre tendemos a ser negativos con ese tipo de cosas, por lo que si además estabas pendiente de que los niños no dejasen de ver la televisión, la paranoia se haría incluso más grande.

    Un beso y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también echaba de menos escribir sobre las ocurrencias de los niños... aún no tengo muchas que contar (más que nada porque se me olvidan), pero tiempo al tiempo :). La conversación era imposible de seguir, entendía la frase pero justo la palabra más importante no. Y claro, al final como si no hubiese entendido ná.

      Espero llegar a conocer bien Bruselas, es una ciudad que me está encantando en todos los aspectos por ahora :).

      Con la entrevista desgraciadamente tenía razón y no me han cogido, pero otra uni lo hará :).

      Un beso!

      Eliminar
  4. Por lo pronto te va muy bien, parece que has dado con una familia buena de verdad. Espero que sigas así en toda tu aventura :) En cuanto a Bruselas, ¡me encanta! Tiene una arquitectura increíble vaya edificios más bonitos. Si la visito algún día espero seguir con la misma idea. Nos vemos en el próximo post.
    Besitos
    ladylauris.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi familia es un encanto, en todo momento se preocupan de que esté bien y me facilitan la vida en lo que pueden :). La verdad es que se agradece un montón! Si te vienes a Bruselas mientras esté yo aquí encantada de hacer de guía ;).

      Un beso!

      Eliminar
  5. He estado desconectadísima estas últimas semanas y ayer, leyendo algunas entradas de tu blog, vi que te has ido a Bruselas. ¡¡¡No sabes la envidia que me das!!! Quería irme allí en enero pero al final ya ves ^^' Seguiré tus aventuras aupairiles sin dudarlo =P

    ¡Un saludo!

    Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruselas es una pasada, aún no he visto demasiado pero lo poco que he visto me ha ganado :). Me alegra saber que tengo una lectora más! :).

      Saludos!

      Eliminar
  6. Bueno, Europa en parte tiene un aire gris y decadente pero ahí está el encanto del viejo continente.
    La flia. parece genial y que bueno que te encontraste enseguida con tu HD, yo me imagino a mi misma desesperando minuto a minuto si no los veo pronto, además ese primer saludo incómodo que la mayoría tenemos!

    Yo en cualquier momento me voy a Francia y me encantaría leer o saber más de tus experiencias allí! pero me conformo con las nuevas aventuras belgas, siempre y cuando me cuentes un poco más de todo el asunto de tu nueva universidad, esa entrevista que tuviste, etc!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja cierto, para alguien del otro lado del charco todo el continente tendrá ese aspecto, no lo había pensado :P. Praga es del estilo también, la mayoría de sus edificios antiguos tienen un color gris oscuro que podría hacer el efecto de suciedad, pero curiosamente le da encanto a la ciudad :). Y Bruselas supongo que más de lo mismo, aún me falta mucho por explorar.

      El saludo incómodo jaajajaj ese momento temido por toda au pair. Y más si solo te va a buscar un miembro de la familia :P.

      Estoy preparando la entrada de la crónica de esta semana, los de Viena me han mandado a paseo pero era lo esperado, así que nada :). Si hago alguna excursión a Francia la contaré (además del diario de Nochevieja en París que tengo empezado), y también estoy deseando conocer tus aventuras por Francia!! :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...