2015/03/16

CRÓNICAS ALBERGUILES: La historia de cuando casi me asesinan en un hostal (parte 2)

¡Hola desde Bruselas! Mientras escribo el post sobre los primeros días aquí, os presento el desenlace de la historia del casi-asesinato. Después de presentaros al asesino en la entrada anterior y haber contado sus primeras hazañas sospechosas, hoy me dispongo a contar el desenlace. Es una historia de terror de lo más completa, contiene profecías apocalípticas, hombres lobo e intervenciones policiales, seguro que los guionistas de la saga Hostel me compran la historia.


Diario del terror. Día 3
10:30. M y yo cometemos el error de saludar al sujeto, quien empieza a darnos conversación. Una conversación que comienza de manera más o menos normal pero acaba desvariando en una profecía apocalíptica de un supuesto mesías. 

Asesino: Bonito día, ¿verdad?
Pardillas: Ehm... sí, sí, bonito día.
A: Es muy raro.
P: ¿Por qué? (Sí, no aprendemos la regla de oro de no dar conversación a los asesinos)
A: Porque en Alemania nunca tenemos sol en diciembre. Yo soy alemán, y nunca hay sol.

El individuo ni parece alemán ni tiene acento alemán ni nada, pero no le preguntamos nada al respecto. Tiene pinta de ser de algún país del norte de África, así que suponemos que es hijo de emigrantes. Menciono esto porque tiene relevancia en la historia más tarde.

P: Ah, pues ni idea...
A: Se acaba el mundo. 

P: ¿Perdona?
A: No os riáis. Hace calor porque es el apocalipsis. Eso es lo que es. Yo soy cristiano. Jesus is coming (eso último no lo traduzco porque pierde dramatismo xD).
P: Ya...
A: ¿De dónde sois? 
P: De España.
A: Ah... España... Bonito idioma. Es un idioma de Dios. En España hubo mucha mezcla con los árabes. El árabe es el idioma del diablo. Diablo, si, Satán, ¿sabéis? Yo soy cristiano. Dentro de dos días tendréis una revelación. Recordad mis palabras.
P: Ehmmm... sí... 

Como el nivel de surrealismo difícilmente va a alcanzar niveles mayores, decidimos despedirnos del profeta y correr al tren que nos llevará a Mainz. Por el camino nos reímos de la conversación y del hombre, decimos un par de tonterías sobre él y empezamos a decir que es un hombre lobo por las pintas que lleva y los extraños tatuajes de runas que tiene en la cara (esto es real). Miramos en internet cuando toca luna llena (por si las moscas) y ¡sorpresa! Toca esa misma noche. 

20:44. Pasamos el día en Mainz y volvemos con miedo al albergue. No queremos imaginar qué delirios tendrá el hombre lobo ahora. Pues la respuesta llega nada más entrar en la habitación, al encontrarnos esto dentro:

Una bici, señoras y señores. Y la bolsa de plástico robada sobre la mesa.


Como lo veis. Al buen hombre no se le ocurre otra cosa que meter UNA BICI en la habitación. Alucinamos un rato con el comportamiento del hombre lobo, nos duchamos y nos metemos en la cama queriendo dormir cuanto antes y evitar otra conversación con el sujeto aquel. 



2:09. El otro compañero de habitación (el que menciono en el capítulo anterior, el que nos advirtió de que el hombre lobo había tocado nuestros móviles) empieza a gritar en sueños. El hombre lobo (quien "dormía" en su cama pero aún vestido y con botas de calle), desesperado, se levanta de un salto de la cama y corre hacia el otro compañero, gritando en alemán: "¿Pero se puede saber qué haces? ¿A QUIÉN SE LE OCURRE DORMIR ASÍ? En serio, ¿quién te crees que eres? ¡CÁLLATE!".

De pronto, el compañero que dormía se levanta asustado e intenta golpear al hombre lobo, éste se defiende et voilà:



Se enredan en una pelea de verdad, empiezan a darse puñetazos, a golpearse contra las paredes, berreando como poseídos... En un momento incluso se acercan a nuestras literas y casi se caen encima de mí, que duermo en la litera de abajo. M y yo no sabemos qué hacer, no sabemos hasta qué punto llega la agresividad del hombre lobo profeta, sabemos que toma algún tipo de droga pero no conocemos su estado actual, por lo que cualquier cosa podría pasar. 

De repente, el hombre lobo sale de la habitación dando un portazo, cabreadísimo. M y yo decidimos que no vamos a dormir en la misma habitación que el, cogemos nuestro calzado y bajamos en pijama a la recepción a pedir un cambio de habitación, aún completamente en shock.


Vaya sorpresa nos llevamos al ver al hombre lobo en la recepción, dice que ha llamado a la policía. Dí que sí. Atacas a un compañero de habitación mientras duerme y eres tú quien llama a la poli. El chico de recepción nos pregunta qué ha pasado y nosotras relatamos los hechos mientras el hombre lobo nos mira fijamente con su intensa mirada. Terrorífico. 


Al cabo de dos minutos viene la policía, escuchan nuestra versión (mal narrada porque nos tiembla todo aún) y todos vamos a la habitación para que el hombre lobo la abandone. Mientras el susodicho recoge sus cosas el otro compañero relata su versión a la policía y el hombre lobo vuelve a ponerse agresivo. Vuelven a gritarse, esta vez en árabe (se ve que ambos se conocían de vista de antes), y el chico de la recepción, los polis, M y yo miramos con cara de:


Los policías lo amenazan con llevárselo con ellos y el hombre lobo se calla y se ríe. A continuación se vuelve a los policías y les suelta: "¿Han visto ustedes las botas tan chulas que me he comprado? Son para el fin de este p*** mundo. Jesus va a venir, recuerden mis palabras. Lo sé". Coge todas sus pertenencias (una pequeña maleta, el pollo maloliente con la bolsa de plástico robada y una enorme bolsa de ropa sucia) y sale de la habitación mirándonos a M y a mi con cara de asesino.  

Al final, al hombre lobo le dan una habitación para él solo y los demás podemos ir a dormir. El otro compañero, sin embargo, nos insiste a M y a mí que nos tomemos una cerveza, así que así fue como acabamos la noche: sentadas en una litera en pijama tomando cerveza con un desconocido.

Por suerte no morimos y la pelea se quedó en eso, pero ahora tenemos una anécdota más para contar y reírnos. Aunque no negaré que en su momento fue aterrador. Acabo de llegar a Bruselas y estos días están siendo de locos, así que hoy os he dejado el aclamado desenlace de la historia y mañana o pasado espero poder subir la entrada sobre los primeros días aquí. De momento todo va genial, la familia me trata estupendamente y la casa me encanta. A ver si  puedo explorar la ciudad esta semana. 

¿Qué te ha parecido el espectáculo de la pelea? ¿Has vivido algo similar en tus viajes?

14 comentarios:

  1. Oh my Good!!! Really? Qué horror! Yo me hubiera ido del albergue. Por suerte se ha quedado sólo en eso, una anecdota. Madre mía chica, espero que no todos tus viajes salgan así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjaa contemplamos esa opción, pero teniendo tanto equipaje como un circo y con los -5ºC que hacía fuera nos lo replanteamos jajaja. Menos mal que el albergue reaccionó y no nos hizo dormir con aquel individuo (cosa que no habríamos hecho de todas formas, pero bueno). Lo cierto es que la mayoría de mis viajes son tranquilos, menos mal :).

      Eliminar
  2. Pues sí, merecía la pena dividir la historia. Pero que pedazo de loco era ese tío? Menos mal que todo se solucionó, a mi un susto así no me lo quitan en un par de días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí fue un susto horrible, no sabíamos de lo que sería capaz el señor! Luego nos reímos, pero el momento fue malo...

      Eliminar
  3. hahahahaha morí..!! que locuraa!! cada cosa que paso es increible!....
    yo hubiera agarrado mis tres cosas y Adios en el justo momento que dijo lo del apocalipsis!!...
    Menos mal que todo quedó ahi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaajaja con lo del apocalipsis nos reímos un montón! Claro que si llegamos a saber lo que nos venía después encima no nos habría hecho tanta gracia... Espero no volver a cruzarme con el chiflado ese!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, pobres!! Aunque pasasteis miedo no me dirás que ahora desde la distancia no os partís de risa recondándolo!! Viajando ocurren tantas cosas divertidas;-)
    www.doshaciendofotos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que hablamos de ello ahora nos partimos de risa, aunque en el momento nos temblase todo xD. Desde luego, una anécdota que recordaremos toda la vida!

      Eliminar
  6. Jajajajajajajaja te lo juro que me la parto con tus posts, y mi novio me mira con cara de si estoy loca XDDDDD eres una crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaja yo me río escribiéndolos, pero en los momentos reales no tanto xDDD

      Eliminar
  7. Osea, recién ahora me estoy riendo, me dio mucho miedo, me imagino que vivirlo fue un millón de veces peor y decí que estabas con una amiga y que él hombre lobo tatuado árabe profeta no las lastimó o algo así, mirá si las querías sacrificar para un rito o que se yo, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre que estábamos dormidas y que se pusieron a gritar en árabe no nos enteramos de todo, pero aún así fue muy tenso porque no sabíamos de lo que sería capaz. Al menos sobrevivimos :).

      Eliminar
  8. Me encantó la manera en la que relataste toda la situación.. me sentí intrigada, con miedo y muriendo de risa al mismo tiempo hehehe ¡Excelente blog!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...