2015/03/11

CRÓNICAS ALBERGUILES: La historia de cuando casi me asesinan en un hostal (parte 1)

¡Hola, persona morbosa que ha entrado a leer esto porque he mencionado un asesinato! Hoy vengo a contaros la terrorífica historia que tuvo lugar en un hostal de Frankfurt en diciembre de 2014. Siento decepcionar pero aquí no habrá misterio, desde el principio se sabe quién es el asesino... y es que como para no saberlo, con los signos de inestabilidad mental que dio desde un principio...



Érase una vez (mira, la primera letra en grande como en los cuentos, qué profesional soy, eh xD) una joven estudiante que viajó a Frankfurt porque una amiga suya la visitaba en Alemania.


Este es el inocente comienzo de nuestra historia de terror de hoy. Me reuní con mi amiga M en la estación de autobuses de Frankfurt (con reencuentro peliculero incluido), fuimos al hostal a dejar las maletas y nos dirigimos a la ciudad porque el hostal no permitía hacer el check in hasta las tres de la tarde.

Hasta ahí todo bien. Damos un paseo por el centro, admiramos los mercadillos de Navidad, no admiramos tanto los precios de los mercadillos de Navidad, nos perdemos en un centro comercial, subimos a la terraza del mismo centro comercial donde nos hemos perdido para obtener vistas de los rascacielos, damos otro paseo por la orilla del río, etc. 

Banco Central Europeo

Römer

Desde la terraza del centro comercial

La acción empieza cuando volvemos al hostal. Subimos a la habitación con las maletas pero como es tarde y todo el mundo duerme, decidimos sacar el pijama, el neceser y demás cosas necesarias para la ducha en el pasillo para no molestar. Aquí es donde hacemos el primer contacto con el sujeto protagonista de esta historia...

Diario del terror. Día 1
23:37. Un extraño individuo sale bruscamente de la habitación. Habla solo. Sus murmullos son incomprensibles pero nos da mala espina desde el principio. Camina rápido y entre murmullos hacia el baño y desaparece en él. M y yo nos encogemos de hombros.

01:10. Ya nos hemos duchado y ocupamos unas literas en la habitación, por desgracia justo al lado de la cama del sospechoso. Esperando que sus peculiaridades se limiten a hablar solo y andar haciendo ruido, intentamos dormir. Con poco éxito, debo añadir, porque el buen hombre realiza el mismo ritual unas tres veces:

- Sale de la habitación con andares hiperactivos.
- Pasa un tiempo fuera.
- Vuelve nervioso a la habitación y se tumba VESTIDO en su deshecha y sucia cama.
- No se duerme, se levanta y repite los pasos anteriores.

Empezamos a sospechar que el señor va hasta arriba de sustancias ilegales no identificadas.


Diario del terror. Día 2
10:01. Nos encontramos desayunando cuando otro de nuestros compañeros de habitación se nos acerca diciendo algo sobre un móvil. No tiene muy buen inglés y no le entendemos bien, pero parece ser que "alguien" había "mostrado interés" por nuestros móviles.

10:15. Acabamos de desayunar y subimos a la habitación. Nuestros móviles están en su sitio pero hay otra cosa que no esta donde la habíamos dejado. ¿El dinero? ¿La cámara de fotos? No. La taza que M había comprado en el mercado de Navidad.

La noche anterior la dejó encima de una mesilla dentro de una bolsa de plástico, pero hoy nos encontramos dicha taza tirada en una esquina de la habitación. SIN BOLSA.

Momento de intriga máxima

Muchas dudas nos asaltan. ¿Dónde está la bolsa? Y más importante aún: ¿para qué narices roba alguien una bolsa? Y todavía más importante, si cabe: si robas una bolsa que contiene una taza, ¿no es más normal dejar la taza derecha sobre la mesa, en vez de dejarla tumbada por ahí?

19:43. (No se nota que me invento las horas, ¿verdad?) Volvemos al hostal tras pasar un día en Heidelberg. Esta misma mañana ya hemos escondido todas nuestras pertenencias debajo de la litera para salvarlas de las garras del sospechoso, así que no notamos la ausencia de ningún objeto. No obstante, tenemos noticias de algo que sí había conseguido arrebatarnos: la bolsa de la taza.

Resulta que el extraño individuo necesitaba algo para envolver un maloliente alimento y al no encontrar nada válido entre su porquería, había optado por tomar prestada la arrugada y agujereada bolsa de plástico que contenía la taza del mercado de Navidad de M. Ahora ya no hay quien recupere la bolsa dado que apesta a pollo.


Diario del terror. Día 3
10:29. El día amanece normal, bajamos a desayunar esperando que a la vuelta el sospechoso no estará en la habitación. Ha estado ausente toda la noche y no tenemos ganas de otro encuentro. Pero para nuestra desgracia, al subir a la habitación después del desayuno, nos lo encontramos mirando por la ventana con aire místico. Entramos y saludamos con una sonrisa forzada.


Error. Regla número uno para tratar con gente que piensas que puede matarte por hacerse con todas tus bolsas de plástico: NO LOS SALUDES. Nosotras fuimos inocentes y ese saludo fue lo que animó al hombre este a comenzar una conversación. La más surrealista que he tenido nunca con un desconocido:

Asesino: Bonito día, ¿verdad?
Pardillas: Ehm... sí, sí, bonito día.
A: Es muy raro.
P: ¿Por qué? (Sí, no aprendemos la regla de oro de no dar conversación a los asesinos)
A: Porque en Alemania nunca tenemos sol en diciembre. Yo soy alemán, y nunca hay sol.

El individuo ni parece alemán ni tiene acento alemán ni nada, pero no le preguntamos nada al respecto. Tiene pinta de ser de algún país del norte de África, así que suponemos que es hijo de emigrantes. Menciono esto porque tiene relevancia en la historia más tarde.

P: Ah, pues ni idea...
A: Se acaba el mundo.



Pero viendo que me estoy enrollando mucho, escribiré el resto de la conversación y el "intento de asesinato" en otra entrada. Prometo más acción en la segunda parte. Sé que he contado muchos detalles tontos en esta (lo de la bolsa por ejemplo), pero quería crear un contexto para entender la locura de este individuo, no solo contar la parte de cuando "casi morimos", eso le quitaría el suspense y la gracia. ¿Os imagináis una novela de Agatha Christie así?: "El médico mató a su paciente por que descubrió que tenía una aventura. FIN". No, ¿verdad?

Bueno, me despido por hoy, y dejo que me abucheéis por dejar esto a medias y compararme con Agatha Christie.

¿Te has encontrado con algún sujeto sospechoso en un albergue? ¿Qué extraños comportamientos mostraba dicho sujeto? ¿Hiciste algo al respecto?


15 comentarios:

  1. Buuuuuu xD
    Oye, pues qué tío tan raro!! En Alemania tuve encuentros con gente rara (y sobre todo en Frankfurt, casualidad?) pero en ninguna ocasión casi me muero xD
    Atenta para el final!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un loco de manual este señor xD. En Frankfurt se junta gente muy rara, sobre todo en la zona de la estación. No diría que es peligroso, pero sí hay que andar con ojo porque puedes encontrarte con gente así... aunque cierto es que yo soy algo exageradilla jajaj.

      Eliminar
  2. jajajaja, me meo!!!! SEGUNDA PARTE YA!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tengo en borradores, un día de estos la subo :)

      Eliminar
  3. Noooo me dejaste enganchada! quiero saber que pasó! buenísimo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj veo que hay intriga... tendré que subir la segunda parte pronto xD

      Eliminar
  4. ¡Hola, persona morbosa que ha entrado a leer esto porque he mencionado un asesinato! ... me mataste con esto, jajajajajaja
    Por dios, sos la persona más cruel, cómo nos vas a dejar con tanta intriga....

    Y si, yo también cometo el error de darle charla a personas raras. NO, NO, NEVERRR, es peor. aunque quizás si sos amigable no intente asesinarte???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja juro que empecé a escribir el post con la buena intención de acabar en una sola entrada. Pero como me enrollo cosa mala, se me alargó el relato y ya ves, tuve que ponerlo en dos porque si no iba a ser imposible leerlo del tirón :P.

      Cierto, igual estamos vivas por darle charla al psicópata ese xD.

      Eliminar
  5. hahaahahahah morí...!!! ahahahah ademas me siento culpable por haber entrado por el titulo, me imagine tal cual pelicula de terror!...

    La segunda parte ya por favor!!....

    y si ese de tener conversación con gente extraña, nos pasa a muchos! jajaja me incluyo o les busco conversación o me buscan coversación jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja si es que es mencionar un asesinato y se enciende la vena morbosa xD. Pronto subiré la segunda parte, fue una vivencia muy WTF, la verdad.

      Tengo que plantearme seriamente aprender a comportarme con la gente rara, un día me llevo un disgusto haha

      Eliminar
  6. Jajaja, queremos segunda parte con desenlace ya!! Chica, esta historia nada tiene que envidiar a Agatha Christie...
    Los alemanes incitan a delinquir por sus bolsas de plástico con las compras navideñas, a quién se le ocurre...jajaha

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, queremos segunda parte con desenlace ya!! Chica, esta historia nada tiene que envidiar a Agatha Christie...
    Los alemanes incitan a delinquir por sus bolsas de plástico con las compras navideñas, a quién se le ocurre...jajaha

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJA ay acabo de meterme al blog y espero que tengas ya publicada la segunda parte o te asesinará yo misma!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...