2015/02/26

Auf Wiedersehen, Deutschland

Tras un año y ocho meses viviendo en Alemania llega la hora de marcharse. Ahora es cuando exclamo la original frase de: "¡pero si parece que llegué ayer!". Es un cliché utilizado hasta la saciedad, pero no por ello la frase deja de ser cierta. Cuando llegué no tenía intención de quedarme tanto tiempo, pero las circunstancias (y mi cabezonería combinada con mi instinto suicida) han querido que así fuese, y no me arrepiento. Aunque no todo haya sido fácil, estos meses han sido decisivos para mí a una le da por echar la vista atras y reflexionar, comparar, pensar en lo que echará de menos, etc.


Recuerdo perfectamente aquel 4 de junio de 2013, día en el que me subí a un avión con destino a Munich para trabajar como au pair para la Host Family más maravillosa del mundo (podéis contradecirme en eso último pero no haré caso hahaha ♥). Estaba nerviosa (no histérica, como había pensado que estaría), ansiosa por aprender, preocupada por matar a los críos por accidente (o no accidente), y todas esas cosas que a una au pair se le pasan por la cabeza antes de marchar al suicidio a la aventura.

Mis tres meses como au pair pueden definirse como los mejores de mi vida. O sea, claro que he tenido momentos más felices en la vida, pero nunca han durado tres meses seguidos. Con los niños hubo alegrías, broncas, momentos entrañables, momentos en los que casi ruedan cabezas, momentos WTF sobre los que hablé muuucho en el blog (lee las entradas de esa época si no sabes de lo que hablo y tienes un rato)... 

Los vídeos que tengo de mis enanos no son muy diferentes

Ya desde junio supe que lloraría cosa mala al irme de ahí, me lo pasaba genial con los niños y siempre me trataron como una más de la familia. Y sí, lloré una semana antes de ir, tres días antes de ir, dos días antes de ir, un día antes de ir, me deshice en lágrimas el día que me tuve que ir, el siguiente... y bueno, se entiende. Me dio pena irme. Mucha. Desde entonces he vuelto a visitarles un montón de veces, la última estas Navidades y siguen igual de locos y adorables.

De mi aventura como au pair en Rosenheim (al sur sur sur de Alemania) me mudé a Schmalkalden (en la mitad mitad mitad de Alemania) para cursar mi año Erasmus. ¿Qué diré del Erasmus que no haya dicho todo el mundo? Pues nada. Amigos de todas partes y para toda la vida (o eso espero), viajes mendigos, viajes MUY mendigos, comida basura, métodos de ahorro inquietantemente creativos, aprender a ser independiente y todo eso. 



La calma del típico año de Erasmus poco me duró. Un semestre. En Navidades decidí terminar mis estudios en Alemania. Os venía advirtiendo que era un poco suicida. Y muy cabezona también, me dije a mí misma que tenía que acabar la carrera en Alemania en verano del 2015, al mismo tiempo que la habría terminado en el País Vasco. Contra todo pronóstico he conseguido mi objetivo e incluso me "sobra" un semestre para escribir mi proyecto de fin de grado donde me apetezca. Hablaré sobre ello en la siguiente entrada.

Las cosas han cambiado mucho desde aquel 4 de junio de 2013 (otro cliché, hoy estoy en racha), cuando me subí al avión para comenzar mi etapa como au pair. Estoy muy orgullosa de lo que he conseguido en este tiempo, hace dos años si alguien me hubiese dicho todo lo que iba a pasar me hubiese reído en su cara. 



He aprendido un nuevo idioma, conocido a gente increíble, puedo sobrevivir sola (cuando vine no sabía ni cocinar pasta en condiciones, os podéis reír de mí xD), he hecho miles de trámites, conocido cinco nuevos países, y mucho más. Los que también viváis o hayáis vivido en el extranjero habréis pasado por algo parecido.

Lo que me asusta un poco de todo esto es saber que no soy la misma persona que hace veinte meses. Todo el mundo cambia, pero siento que ha sido tan drástico que igual dentro de cinco años me convierto en el vecino del quinto y no me doy cuenta. Siempre que voy a casa tengo las mismas dudas: "¿y si han cambiado más cosas de las que pienso y de repente mis amigos de toda la vida no me reconocen?", "¿y si nuestras vidas se han separado tanto que ya no tenemos de qué hablar?". Supongo que en mayor o menor medida a todo el mundo le pasa, pero no deja de dar algo de miedo.

Mi madre me dice que el estar de arriba para abajo acabará por matarme por el estrés. Yo le digo que esto lo hago porque soy joven, que ya llegará el momento de asentarse cuando haya visto mundo.



Hoy, 26 de febrero de 2015, ha llegado el momento de poner fin a una etapa. En parte me da pena, pero no voy a negar que necesito cambiar de aires. Esta ciudad es muy pequeña y a veces llego a agobiarme, me apetece vivir en una ciudad grande, quedar con gente para hacer cosas que no siempre sean solo ir a tomar una cerveza (que está bien, pero la variedad se agradece), salir a dar largos paseos, mirar tiendas y dejarme todo mi sueldo en libros y pelis, ir al cine, al teatro, andar en bici, etc. 

Me gusta vivir en Alemania y le he cogido cariño al país, puedo decir que me siento tan en casa aquí como en mi ciudad de toda la vida. Echaré de menos el país mientras no esté aquí, pero puede que en octubre vuelva. Tengo claro que quiero hacer un máster en Alemania o Austria. Mi primera opción era Viena y ya he enviado la solicitud, pero si me rechazan también probaré suerte en Mannheim y otras ciudades alemanas. Así que puede que solo tenga que despedirme de este país por unos meses :). Y si me aceptan en Viena... mi HF vive a tres horas de allí y una amiga mía estará estudiando en Munich, así que pronto volveré a pisar tierras teutonas en cualquier caso.

Me voy con buen sabor de boca, sabiendo que he aprendido mucho y que he aprovechado bien el tiempo para conocer el país, donde tengo una segunda familia, amigos, y donde no me importaría vivir una temporada más larga en el futuro.

Wir sehen uns bald, Deutschland! :D




13 comentarios:

  1. Ohhhh! Bis bald liebe Ampelfrau! Seguro que volverás y lo importante es todo lo que dices que has aprendido, no? Quién sabe quizá la próxima vez te vengas a mi Berlin!

    Viele Grüße von eintagmitpepa.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada me importaría pasar una larga temporada en Berlin, es una ciudad fascinante y siempre que voy me quedan miles de cosas por ver :P. Ya se verá adónde me lleva la vida jaja.

      Liebe Grüsse!

      Eliminar
  2. Ay tu te vas mientras yo intento volver, uno aprende a querer mucho a ese país porque pese a lo que la gente pueda decir te conquista y te roba el corazón. Ojalá sigas escribiendo tus aventuras y también espero que tus planes se realicen. Mucho éxito y un saludo desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Alemania se hace querer, y mucho. Llevo unos pocos días fuera y ya echo de menos muchas cosas, aunque supongo que nunca es tarde para volver :)

      Te deseo mucha suerte a ti también, espero que consigas volver a Deutschland! :)

      Eliminar
  3. Madre mía, yo estuve leyéndote desde antes de que te fueras y cómo es posible. Cómo. Me alegro muchísimo, pero muchísimo, de todas las cosas que has vivido, y las que te quedan. En serio, me encanta tu forma de ser, de pensar, de irte a la aventura, de tu afan por descubrir... ¡me encantas tú! Y ahora que estás con nueva dirección no me perderé una entrada :D

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harás que me sonroje jajaja :P.
      Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando escribía las hazañas de mis enanos xD. Espero que el futuro nos depare miles de aventuras! Y también espero que tu blog no tenga manía a esta nueva dirección :).

      Un beso!

      Eliminar
  4. Hace poco que te leo en tu otro blog, así que no he sufrido los cambios de direcciones.
    Te deseo que te diviertas mucho con el nuevo blog, pero sobre todo, mucha suerte en tu periplo por el mundo. Aprovecha mientras eres joven, que la vida pasa en un vuelo, conoce países diferentes, haz amigos y no te arrepientas nunca. España siempre estará ahí, pero tú habrás llenado tu vida de experiencias inolvidables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes suerte de no haber sufrido los cambios de dirección, creo que mareé a más de uno xD. Estoy de acuerdo, este tipo de cosas es mejor hacerlas cuando se es joven, a veces nos falta el dinero pero es genial que hoy en día viajar sea mucho más barato que hace años.

      Gracias por comentar y seguirme!

      Eliminar
  5. He dedicado horas a leer tu blog, y realmente no puedo creer que llegue el fin... pero seguro otra gran aventura empezará y estoy ansiosa por seguir leyendo más cosas sobre vos y tus viajes!

    ResponderEliminar
  6. Ánimo guapa! Las etapas empiezan y llegan a su fin porque es necesario seguir creciendo como personas aprender, viajar... La gente con inquietudes vive más intensamente. Todo lo que veas y aprendas te enriquecerá infinitamente como persona.
    Suerte en tu nueva etapa!!

    ResponderEliminar
  7. Ánimo guapa! Las etapas empiezan y llegan a su fin porque es necesario seguir creciendo como personas aprender, viajar... La gente con inquietudes vive más intensamente. Todo lo que veas y aprendas te enriquecerá infinitamente como persona.
    Suerte en tu nueva etapa!!

    ResponderEliminar
  8. Te seguiremos desde:
    www.doshaciendofotos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Te seguiremos desde:
    www.doshaciendofotos.blogspot.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...