2013/11/16

No he muerto, de verdad

No sé cuánta gente leerá esto a estas alturas, ha abandonado esto indignamente durante casi dos meses, no merezco perdón alguno. A pesar de ello he ido siguiendo los blogs de las demás au pairs, simplemente no he reunido las suficientes ganas para entrar a contar qué tal va por estos lares. Así que pido disculpas por haber desaparecido de la faz de la tierra y me dispongo a escribir un resumen de lo acontecido estas semanas, aunque no sé si alguien lo verá (con razón debo decir). La entrada de hoy va especialmente sobre temas aupairiles, y es que hay cosas que contar :).





VUELTA A ROSENHEIM
Aterricé en Frankfurt el 1 de octubre, me dieron mi habitación en la residencia y al día siguiente marché para Rosenheim. Son unas ocho horas de tren, cinco transbordos y además llevaba la maleta a cuestas porque tenía que recoger mis cosas, pero cualquier cosa por volver a ver a mi family :). En la estación de Munich empecé a preguntarme si se acordarían de mí y si las cosas habrían cambiado desde verano. Había sido solo un mes, pero son niños y quién sabe cómo funciona la memoria de esa gente.

A las tres y media llegué a Rosenheim y mi HM (ex-HM, pero la seguiré llamando así :P) me recogió para ir a recoger a la enana a la guardería. Durante el trayecto comprobé el estado de oxidamiento (sigo inventándome palabras) de mi alemán. Todos los demas niños ya se habían ido a casa, así que la pobre estaba jugando sola en una esquina con unnas muñecas. Me acerqué lentamente sin saber cómo reaccionaría ella, y en cuanto me vio se quedó así:

Os presento de paso al dibujo animado favorito de la cría, Masha, que además se parece a ella
Al principio pensé que se había olvidado de mí, pero en seguida corrió a darme un abrazo, aún sin palabras la pobre. Le pregunté varias veces qué tal estaba, pero la cría seguía mirándome fijamente sin responder. En seguida volvió a la normalidad y me contó toooodo lo que había hecho con sus muñecas, me sorprendió ver lo mucho que había mejorado al hablar, ahora se expresa con más fluidez, aunque sigue haciendo de las suyas hehe. Me dijo: "Ich habe dich leider vermisst" (por desgracia te he echado de menos), casi me pongo a llorar ahí en medio del Kindergarten. 

Volvimos a casa, que seguía como siempre, aunque se notaba que ya no era verano, demasiado tranquilo estaba todo fuera. No obstante, la tranquilidad acabó cuando se abrió la puerta y dos criaturas salieron gritando empujándose entre ellas. La au pair corríó hacia los niños para abrazarlos, fue casi un reencuentro de peli, solo que en vez de la banda sonora sentimental había gritos incoherentes varios. 

Les di sus chuches a los niños (hubo pelea también por ellas, no os vayáis a pensar que mi ausencia los ha civilizado), me puse al día con mi HM y subí arriba a jugar con los monstruitos, que no paraban de contar sus vivencias del último mes. Ahí mi capacidad para aguantar las lágrimas fue puesta a prueba de nuevo con la siguiente conversación:

Mediano: hoy estoy cansado porque he dormido poco.
Au pair: ¿por qué no has dormido bien?
M: ayer a la noche no podía dormir.
A: ¿y eso?
M: estaba contento de que vinieras y no podía dormirme.
:____________________________________________________________



Me pasé la tarde jugando con ellos, se me hizo raro estar de vuelta pero lo cierto es que todo fue como en verano, los críos seguían siendo una mezcla entre la locura absoluta y la adorabilidad, y los HP me trataron tan bien como siempre, adoración eterna a todos ellos. 

El día siguiente fuimos todos a la Oktoberfest, el mayor me había explicado antes ya con todo detalle el recorrido exacto de una de las montañas rusas y monté en ella con él mientras los HP se llevaron a los peques a atracciones más suaves. Dimos una vuelta por ahí y luego la familia volvió a Rosenheim, es agotador estar todo el día fuera con esos tres, y más en la Oktoberfest. Yo me quedé un rato más husmeando por allí, entre en todas las carpas, saqué mil fotos y tomé la decisión de volver a ir pero con amigos, que sola no se disfruta igual.






Al llegar a casa me encontré con lo siguiente encima de mi mesa :_____:



El resto de mi tiempo en Rosenheim lo pasé jugando con los niños, yendo de compras (me hacía falta de todo para mi año Erasmus), tocando el piano e incluso fui a andar en bici con mi HD y el mayor. Subimos incontables cuestas, y en la última y no podía más y tuve que seguir andando, pero llegué viva a casa. Mereció la pena por los paisajes, aunque llovió como nunca. Aún me pregunto cómo conseguí no caerme de la bici, pero lo más increíble fue que ni siquiera mi HD se cayó, que llevaba la bici del crío enganchada detrás. 

Durante dos de las noches allí había acordado con la familia quedarme a hacer babysitting y descubrí que hacer dormir a la enana sigue siendo tan difícil como siempre. De todas formas lo había echado de menos incluso y no fueron noches surrealistas como las de verano con Mascha intentando que la cría se durmiese. 

Más fotos:



El domingo 6 de octubre tenía que volver a Schmalkalden. Esta vez no se me hizo tan duro despedirme, sabía que volvería a verlos (más adelante en esta entrada hablaré sobre ello, que volví por Halloween xD). Al mediodía volví a subirme al tren a Munich. Y en Munich cogí otro tren. Casi me caí al andén de morros al bajar del tren por culpa de la maleta. En Nürnberg otro. Éste llevaba retraso de 42 min. Me quedé tirada en Schweinfurt durante casi hora y media. Llegué a Schmalkalden a las diez y media, acordándome de todos los muertos de la puntualidad alemana.


LA VIDA ERASMUS
Ya puedo decir que me he acostumbrado a la vida en este pueblecillo de la Alemania profunda. Solo tengo dos pegas:
- Mi alquiler es más alto que el de otra gente con el mismo tipo de habitación que yo (y hablo de 30-40€ de diferencia al mes), esta semana intentaré hablarlo con los encargados.
- Es prácticamente imposible entablar amistad con los alemanes aún hablando el idioma, al menos en mi uni tal y como están organizadas las cosas (los internacionales lo hacemos TODO aparte, viajes, clases, incluso vivimos en otro edificio de la resi).

En cuanto a las clases, en general me gustan, las tengo todas en inglés menos una, que es en alemán. Ahí he tenido la oportunidad de relacionarme con gente del lugar, y lo cierto es que me vendrá bien, entre otras cosas porque veo imposible aprobar dicha asignatura. Una chica lituana y yo somos las únicas estudiantes de intercambio, al menos podemos llevar diccionario al examen muahahahah. Las asignaturas en inglés son facilillas casi todas, todo presentaciones y trabajos en la mayoría de las ocasiones.

Para el curso de alemán me han puesto en el nivel más alto (B2/C1), y como una ha aprendido el idioma a base de discutir con críos endemoniados, gramaticalmente hablando soy la cateta del grupo xD. Pero no me quejo, prefiero estar en esa clase y aprender más.

A diferencia de verano, aquí sí tengo vida social con gente de mi edad. Hay gente de todas partes y es interesantísimo hablar con ellos de todo tipo de cosas, estoy aprendiendo mucho en ese sentido. Vuelvo a hablar algo de inglés sin mezclarlo con el alemán, veremos qué tal va eso a finales de curso. Hacemos excursiones por aquí cerca y la uni a veces también organiza cosas, así que genial. Aquí dejo algunas fotos de los lugares visitados durante el mes y medio que llevo aquí, he descubierto que me encanta el otoño:

Schmalkalden

Wilhelmsburg en Schmalkalden

Schmalkalden

Schmalkalden

Weimar

Erfurt

Erfurt

Wartburg cerca de Eisenach

Wartburg

Wartburg 
Wartburg

Eisenach

Campo de concentración Buchenwald

Buchenwald

Buchenwald

Wachsenburg

Pueblecillo perdido

Ruta de los castillos

Wachsenburg

Ruta de los castillos

Ruta de los castillos (o escritorio de Windows xD)

Camino

Camino

Mühlberg

Mühlberg

Mühlberg

Gleichen

Gleichen

Schmalkalden

Schmalkalden

Schmalkalden

Schmalkalden

¡VÁMONOS A MUNICH!
Si dos estudiantes un poco tocadas de la cabeza con muchas ganas de viajar pero pocas de gastar se juntan, alguien sensato debería huir lejos de ahí por su propia seguridad. Y si tales personas se juntan cuando hay varios días de fiesta ya ni os cuento. Una amiga de Lituania y yo estábamos volviendo de la ruta de los castillos, sentadas en el tren cuando caímos en que el fin de semana siguiente era largo largo: libre de miércoles a domingo. ¿Qué hacemos? ¿Que es barato ir a Munich? ¿Vamos a Munich? Hasta ahí todo normal, pero... ¿dónde dormimos si no tenemos dinero? Pues en la estación.

Y con ese plan empezamos a reclutar a gente para que se viniera, ya que con el Bayern Ticket es más barato viajar en grupo. En parte porque avisamos tarde y la gente tenía planes y en parte porque no a todo el mundo le hacía gracia dormir en la estación al final solo nos juntamos tres personas xD. 

Algunos no se creían que fuésemos a dormir realmente en la estación, algún otro estaba convencido de que era peligroso y llamó a un hotel para hacer una reserva (xDDDD) y otros apoyaban nuestra causa. El miércoles al mediodía nos pusimos rumbo a Munich con todos los transbordos que eso conlleva, cargadas con mochilas y bolsas llenas de comida (si no gastábamos dinero en dormir, ¿por qué sí en comer?). 

Cuando el tren estaba llegando a Nürnberg pensé que si llegábamos muy pronto a Munich se haría duro pasar toda la noche ahí en la estación, por lo que propuse quedarnos en Nürnberg unas horas y coger el tren que llegaba a Munich a la una de la madrugada. Les pareció bien y nos bajamos en Nürnberg para cenar allí.




Nos apalancamos en un banco y sacamos nuestras provisiones de panecillos envueltos en plástico porque no había tuppers para toda la comida que llevábamos. Dimos un poco el espectáculo, pero nos salía medio gratis, así que... El castillo ya estaba cerrado y nos quedamos sin verlo por dentro (yo ya había estado pero me apenó igualmente), por lo que volvimos al centro para volver a la estación dando un paseo. Una vez en Munich teníamos dos misiones:

1. Comprobar que hubiera un lugar donde dormir en la estación: conseguido, hay sala de espera.
2. Encontrar un baño gratis (que aunque parezca una tontería es complicado encontrar tal cosa en Alemania): conseguido, el McDonalds de Karlsplatz está abierto 23h al día (lo de que eran 23h y no 24 lo descubrimos la mañana siguiente).

Ya podíamos ver la ciudad con tranquilidad (nunca mejor dicho, a la una de la madrugada no hay ni Dios ahí xD), fuimos a Marienplatz primero, y después nos dirigimos a Odeonsplatz, donde improvisamos nuestra segunda cena. La cosa era que yo quería llevar patatas cocidas pero me había despistado y me habían quedado blandísimas, por lo que tuvimos que comérnoslas cuanto antes para evitar que acabasen el viaje convertidas en masa de patata. En Odeonsplatz hay un café caro de esos con terraza, y como no habían guardado las sillas ahí que fuimos, a comer patatas blandurrias a las dos de la mañana. 


A eso de las dos y media volvimos a la estación para intentar dormir un poco, y tras asegurarnos de que los de seguridad se habían ido entramos a la sala de espera. La cosa es que ahí no te dejan estar sin billete de tren, y nuestro Bayern Ticket ya no valía. Dormimos ilegalmente tres horas y a las cinco menos cuarto fuimos a Karlsplatz para fregar los tuppers, asearnos y cambiarnos de ropa en el McDonalds. Sé que eso es mendiguismo extremo, juro que no soy así en la vida real. 

Cuando acabamos eran las seis menos cuarto y nos encontramos con que nos habían cerrado por dentro, resulta que el establecimiento cierra de 5 a 6 para poder limpiarlo bien. Una trabajadora de allí nos miró asombrada: "¿Cuándo habéis entrado?". Fue incómodo pero no nos echaron la bronca. 

Ese día tocaban los castillos de Hohenschwangau y Neuschwanstein, pongo fotos para no enrollarme:









Acabamos pronto con los castillos (las entradas son caras y para variar no queríamos pagar), así que les enseñé Rosenheim. Que vale, que eran las ganas de ver a mi HF más que otra cosa, pero no había nada que hacer y la noche se haría más corta si llegábamos tarde a Munich. 

No sé si lo he dicho alguna vez, pero yo hasta el año pasado era la típica persona que si hacía un viaje en agosto lo llevaba planeado desde febrero, ahora no sé cómo he cambiado tanto en ese aspecto. Llegamos a Rosenheim, hice de guía por el centro y después fui a mi casa alemana esperando que estuvieran allí mientras las demás descansaban. Llegué a casa y no había luz en las ventanas. Qué bien. Resultaba extraño estar ahí, de noche, con frío (casi todos mis recuerdos de ahí eran con sol) y en silencio, con todos los juguetes de los niños recogidos. Decidí llamar a mi HM (no la avisé antes porque no era seguro que fuésemos a ir y quería darles una sorpresa), después de alucinar un rato me dijo que estaba con la pequeña en Munich y que volvía a las nueve. El HD estaba aún trabajando y los chicos de visita donde los abuelos en Sajonia :(. 

Sweet Home Rosenheim



Volví al centro a juntarme con mis amigas y esperamos ahí cenando y haciendo tonterías varias hasta que llamó mi HM y nos recogío en el centro para llevarnos a casa.

El reencuentro con la enana no fue tan emotivo como el anterior, estaba durmiendo y cuando se despertó se asustó al ver a gente desconocida ahí e incluso le daba vergüenza hablar conmigo. Estuvimos en la cocina hablando con los HP (el padre llegó a esa hora también), y la cría se animó ya a hablar más y me decía todo el rato que tenía que ir a jugar a su cuarto y dar las buenas noches a sus muñecas. 

Cuando la renacuaja se fue a dormir los HP insistieron en que nos quedásemos a dormir, pero éramos tres y habíamos ido sin avisar, así que decidimos volver a la estación. Mi HM estaba horrorizada con la idea, y eso que ella misma ha dormido en estaciones en varias ocasiones. Igual por eso xD.

La segunda noche en Munich fue más larga, pero no pasamos frío al menos. Dormí abrazada a mi mochila con miedo a que me la robaran, cada vez que me despertaba (o sea, cada 20min) me aseguraba bien de que la tenía bien sujeta xD. El cansancio acumulado hizo que decidiéramos adelantar nuestro regreso un día, así que el viernes por la mañana vimos lo que nos quedaba de Munich y al mediodía cogimos el tren.





Aún me pregunto cómo conseguimos subir esas escaleras tras dos noches sin dormir
Y así acabó nuestro viaje-locura a Munich, estuvo bien y mereció la pena, aunque hemos decidido que el siguiente lo organizaremos mejor xD. No es difícil, la verdad. Ayer estuvimos en Erfurt de compras (pobre tarjeta mía), hoy en Meiningen y en diciembre la uni organiza un viaje de tres días a Dresde por 50€, y sin pensarlo me he apuntado. 


ICH WAR HEUTE IM KINDERGARTEN
La semana pasada volví a tener contacto con mi HF. Estaba yo aburridísima en una de las clases (aquí se pasan, unas son de 4h) cuando me sonó el móvil. No conocía el número y pensé que se trataba de algún trámite Erasmus. Salí de clase y respondí a la llamada: "Hallo?". La respuesta fue una voz aguda diciendo: "Ich war heute im Kindergarten" (hoy he estado en la guardería). Casi empiezo a saltar de la alegría en el pasillo, era la enana. Al final acabé pasando tres cuartos de hora hablando con los críos y mi HM en el pasillo de la uni, menos mal que nadie me vio. No fui capaz de colgarles. Tendré que pedir apuntes xD.


También me estoy planteando quedarme aquí el año que viene. Tenía pensado volver a Alemania o Austria a hacer el máster, pero veo que si vuelvo a España voy a perder el alemán. Además, las asignaturas aquí están más orientadas al máster que quiero hacer que en mi universidad en Donosti. Todo es mirar, pero si me convalidan las asignaturas que he hecho hasta ahora y puedo buscarme un trabajo no descarto pedir el traslado de expediente. 

Bueno, esto más que nada es un diario, dudo que nadie haya llegado a leer la entrada entera, y si alguien lo ha hecho se ha ganado un caramelo :P.

6 comentarios:

  1. donde pongo mi dirección para que me mandes el caramelo??? jajaja

    ¡¡Estas viva!!! No te voy a negar que estuve a punto de quitar tu blog de tu lista porque pensaba que ya no actualizarías... Me alegra que hayas venido con novedades!

    La cara que se le debio de quedar a la niña cuando te vio me hubiera gustado verla...

    Y lo del mcdonalds... me meo! jajajaja Que valiente durmiendo en la estación! Yo lo hice una vez. Fui d málaga a madrid para un concierto y decidimos dormir en la estacioón. Sin saber que la cerraban por la noche hasta las cinco de la mañana... jajaja. Fue un poco triste xD

    Espero que no tardes tanto en actualizar! Un besote!

    ResponderEliminar
  2. PERO MUJERRR, por qué no probasteis el couchsurfing?? yo no lo he hecho nunca, pero seguro que siendo tan pocos hubierais encontrado algo, aunque desde luego es toda una experiencia la que vivisteis xD

    Me alegro mucho de que hayas actualizado el blog y de que el Erasmus te vaya tan bien :) Es genial que quieras quedarte en Alemania a estudiar, ya nos dirás a ver qué tal te va todo y si no tienes problemas con el traspaso de expediente.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo que son las cosas! Ayer mismo vi a una chica en el tren con un bolso con una "ampelfrau" y me acordé de ti "¿qué será de esta chica? ¿Se la habrán comido los alemanes?" jajajaja
    Me alegro de que todo te vaya muy bien y que estés disfrutando la experiencia erasmus al máximo :D
    Soy fan del momento mendigo, yendo al McDonalds a asearos y comiendo en un banco jajaja Eso sí, a partir de ahora eso ya no se puede hacer por Alemania, si no quieres morir de hipotermia encima de un banco. Yo me he resignado a que merece la pena pagar más pero comer en un sitio con su calefacción xDD
    Un beso flor! :)

    ResponderEliminar
  4. Otra que se ha ganado el caramelo.
    Me alegra mucho leer esto, estas historietas y saber que la vida sigue para algunas de nosotras.
    Parece que aunque tienes decisiones que tomar, todo te pinta bastante bien, me alegro mucho por ti.
    Los niños encantados de que les visites claro! jeje.

    un abrazo guapa, cuídate!

    ResponderEliminar
  5. Ay, tenía muchas ganas de saber de ti de nuevo. Me ha alegrado ver que has publicado una entrada :)

    Es genial que continúes en contacto con tu familia au pair. Es la prueba de que os lleváis muy bien y de que estás a gusto en compañía de los niños.

    Las fotos, como siempre, preciosas. ¡Múnich te lo conocerás como la palma de tu mano! Schmalkalden tiene mucho encanto. Lo del traslado de expediente me parece una buena decisión, sobre todo si has valorado el tema de las asignaturas y demás.

    Yo estuve en Füssen para ver los castillos y me encantó. Hace poco vi la última película de Luis de Baviera y me entró la nostalgia al ver los paisajes. Es un lugar con mucha magia, difícil de explicar.

    Un beso muy fuerte, bonita. Espero que nos pongas al corriente de todo lo que te vaya pasando :)

    ResponderEliminar
  6. Los últimos dos castillos muero por verlos, pagaría lo que sea por entrar. definitivamente Alemania tiene unos colores y paisajes demasiado hermosos, perfectos, magníficos para ser verdad!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...