2013/09/17

Excursiones de una au pair: Chiemsee

♣EXCURSIONES DE UNA AU PAIR: CHIEMSEE♣

PAÍS: Alemania
REGIÓN: Baviera
CIUDADES CERCANAS: Prien am Chiemsee, Munich, Rosenheim, Salzburgo
TIEMPO MÍNIMO RECOMENDADO: Un día





UN DÍA EN CHIEMSEE:
Lo más usual en una excursión al "mar bávaro" (éste es uno de los nombres que se le dan al lago) es llegar a la estación de trenes de Prien am Chiemsee. Tanto los trenes como los autobuses paran en este mismo lugar, a las afueras de Prien. Yo fui un poco a lo loco, sin haber mirado ni un mísero mapa ni nada, pensando que en la estación habría algo, pero nada. Mi HM me había dicho que hay un trenecillo turístico de ésos que te lleva al lago, pero no conseguí dar con él por mucho que me adentrase en el pueblo. Hasta que de repente vi una señal: "Chiemsee: 1'6km", justo en la dirección opuesta a la que iba. Genial. Di media vuelta siguiendo la señal hasta que di con el trenecillo. Aviso para futuros visitantes de la zona: dicho tren se encuentra justo detrás de la estación normal de trenes, quedando las vías en medio, a un lado quedan el edificio de la estación y la estación de buses, y al otro lado la estación del trenecillo que lleva a los turistas al lago. 

También en esta miniestación se encuentra una taquilla para comprar los billetes de barco. Tal y como se ve en los mapas que he puesto arriba, el lago tiene dos islas: Herreninsel (donde hay una copia de Versalles de Ludwig II) y Fraueninsel. El barco barato barato no es, pero lo más interesante del lago está en las islas, así que si visitas el lugar no merece la pena quedarse en tierra, Prien apenas tiene nada. El billete que yo cogí fue el "Chiemsee Bahn + Inseltour West", que incluía el trenecillo (ida y vuelta) y barcos a las dos islas desde Prien, Gstadt y Bernau por 10'70€. Una pena que no hubiese descuento para estudiantes, pero como digo, merece la pena pagar éso por todos los trayectos. 

Foto cutre del Chiemsee Bahn

El Chiemsee Bahn es curioso, típico trenecillo de época para turistas, te deja en el puerto de Prien en diez minutos (va a paso tortuga xD). Ahí ya empieza el caos. Llegué y vi barcos por todas partes, ¿ahora cuál es el mío? Pues ahí fui con cara de empanada leyendo todos los carteles habidos y por haber, y al fin di con un señor que decía que su barco iba a Herreninsel. Había tanta gente que era imposible aclararse bien de los horarios (que ya de por sí son raros), pero al menos el barco era el correcto. Las vistas al lago son maravillosas, si hay suerte con el tiempo se divisan orillas lejanas y los Alpes bávaros al fondo, una preciosidad. La única pega la cantidad de turistas que hay, pero en lugares como éstos hay que vivir con ello, luego en la isla huí de las multitudes y listo xD. 

Desde el barco
Al llegar a Herreninsel hay dos opciones: comprar el tour guiado para el castillo o verlo solo por fuera. Yo decidí hacer el tour guiado una vez que estaba ahí, me costó 7 o 8€ (con el carné de estudiante). He intentado mirar los precios en internet pero cambian cada dos meses (literalmente) y mejor pongo el link de los precios actuales al final de la entrada. Los tickets se compran justo al lado del muelle donde te deja el barco, y de ahí al palacio hay unos veinte minutos andando, es imposible perderse porque hay montones de turistas que van al mismo sitio además de varias señales a lo largo del camino. A pesar de haber carruajes con caballos que te llevan al castillo, recomiendo hacer el trayecto andando, es un paseo realmente agradable y se hace muy ameno, ya que se disfruta de los paisajes y bosques de la isla (es bastante grande) y de vistas a los Alpes.

Camino al Königschloss
El palacio, como ya he dicho, es una copia de Versalles (en París) mandada construir por Ludwig II (conocido también como "El Rey Loco"), el mismo que mandó edificar Neuschwanstein y Linderhof. En principio la intención era crear una copia exacta al palacio del Rey Sol en París, pero los problemas financieros evitaron que pudiese finalizarse la obra. Cuando los fondos se agotaron solo un ala se había construido (aparte de la parte central), pero ante los problemas se destruyó el ala y el palacio quedó como hoy en día, solo con la parte central y parte de los jardines.

Königschloss
La visita guiada dura alrededor de 50min por lo que recuerdo, en las taquillas donde se compran los tickets te dan la opción de elegir hacerlo en inglés o en alemán. Mi vocabulario en alemán es bastante escaso así que opté por el inglés y me dieron un recibo con la hora del tour, a las 13:15. Un poco antes abren las puertas del palacio y cada cual debe mirar su letra de puerta (en mi caso era A, creo) y hacer cola enfrente de ella. 

Durante el tour nos explicaron las salas del palacio, no son muchas ya que está inacabado, pero el interior está mejor conservado que en Versalles. En éste último se destruyeron muchas salas y muebles, pero en Chiemsee es todo original se ha mantenido desde su construcción. Es más nuevo que Versalles, pero muchas habitaciones son reproducciones exactas del palacio de Versalles en la época del Rey Sol, merece la pena verlo.

Ludwig II pasó solamente once días en este palacio según nos contó la guía, lo cierto es que da que pensar. Se puede visitar su dormitorio, decorado con elementos de color azul, por lo visto a Ludwig II le hubiera gustado ser recordado como "El Rey Luna". También nos enseñaron la galería de los espejos, una pena que no pudiesemos pasear a nuestras anchas por ella, dado que se celebran numerosos conciertos ahí y estaba todo preparado para la ocasión. Por último nos llevaron al comedor, donde había una mesa con un avanzado mecanismo que permitía que la mesa desapareciese en el suelo y que saliese de nuevo repleta de comida. Esto tuvo su gracia, la guía comentó que la mesa necesitaba más de media hora para bajar a la cocina y volver a subir con comida, sería para verlo, todos los nobles ahí esperando a que subiese la mesa con impaciencia.

Me perdonaréis la calidad de las fotos, las tuve que hacer de estrangis con el móvil. El palacio es el típico sitio donde se ponen quisquillosos con las fotos. Comprendo que son piezas originales y que el flash las daña, pero si es sin flash no se estropean, así que saqué el móvil y listo. 

Cama

Galería de los espejos

El mecanismo extraño ese

Otra sala
Al salir del palacio apretaba el hambre y me senté en los jardines a comer mi comida gourmet: dos albaricoques, una salchicha y un minisandwich de queso que me había llevado de casa. Paseé por los jardines, di la vuelta al palacio y recorrí el camino recto que une el palacio y el lago. De ahí me metí por algún camino extraño que no recuerdo dónde estaba y di un paseo de más o menos una hora por la isla, sus campos y el monasterio/abadía/edificio-que-no-recuerdo-lo-que-era. Me gustó mucho, no había nadie y el tiempo y las vistas eran geniales.

Königschloss

El lago a lo lejos

Desde donde comí

Más Königschloss

Otra vez

Desde más lejos

Camino hacia el lago

Camino por los campos

Vacas y Alpes

Casa de la isla

La abadía (o éso que sigo sin saber lo que es)

Fraueninsel desde Herreninsel

Volví al muelle para tomar el barco a la Fraueninsel. Esta segunda isla es más pequeña y está llena de casitas y muelles pequeños para los barcos privados. Se recorre en seguida dando un tranquilo paseo, yo lo hice en el sentido contrario al de las agujas del reloj saliendo del puerto. Tiene un convento y una iglesia, cuya torre se divisa desde casi cualquier punto del lago si hace buen tiempo. 

El barco

Chiemsee

Fraueninsel

Chiemsee

Paseando por Fraueninsel

Chiemsee desde Fraueninsel

Convento

Lago

Paseo

Lago y Alpes

Lago y Alpes

Aquí fue donde las matemáticas me abandonaron. Yo estaba convencidísima de que si cogía el último barco a Prien llegaba de sobra para coger el último trenecillo y llegar a tiempo para el último tren a Rosenheim. Todo eso en tres cuartos de hora. Já. En un momento de lucidez me acordé de que haría falta mínimo media hora para llegar desde Fraueninsel a Prien y eché a correr para coger el barco que se suponía que salía en breves instantes. Y menos mal, el barco tardó tres cuartos de hora en llegar a tierra firme y ahí tuve que esperar unos quince minutos al Chiemsee Bahn. Total, que llegué a tomar la última conexión decente a Rosenheim, un bus que tardaba mucho más que el tren. Ni tan mal al final, aún a día de hoy desconozco cómo pude hacer TAN mal los cálculos. Yo era de ciencias. Digo "era" porque ahora mismo ni soy de ciencas ni de letras xD.

Fraueninsel desde el barco

Chiemsee desde el barco

Königschloss desde el lago

CÓMO LLEGAR:
Los aeropuertos más cercanos son Munich, Salzburgo y Memmingen. Desde cualquier punto de por ahí cerca hay conexiones bastante buenas de tren, para horarios y precios consultad www.bahn.de. Desde la estación de tren lo más fácil es coger el Chiemsee Bahn hasta el puerto, y ahí ya ir en barco a las islas.

PRECIOS:
- Chiemsee Bahn + Inseltour West: 10'70€
- Visita guiada Königschloss: 7€ (más o menos)

WEBS:

CONSEJOS:
- Ten en cuenta que los traslados en barco quitan mucho tiempo. Entre que los horarios son peculiares, la cantidad de turistas que hay y que esperan a que se llenen los barcos, hay que ir con tiempo a todo, lo más seguro es que si se intenta apurar las conexiones de tren la cosa salga mal.

- Si no eres de los que gastan un dineral en comidas y de los que va a lo más barato en cualquier puesto de comida cutre, no es tu lugar. Lleva algo de casa para comer porque los restaurantes de la zona no son nada baratos y los puestos de comida barata brillan por su ausencia.

- En mi opinión sí merece la pena pagar entrada por entrar al palacio una vez que se ha llegado hasta ahí.

NOTA: Todos los precios de esta entrada corresponden con los de julio de 2013.

1 comentario:

  1. WOW, qué lugar tan espléndido!!!!La verdad que de Alemania solo conozco Colonia y de una pasada que hice en un día, me la debo. Tenés unos post muy interesantes que me tentaron a entrar, así que ahora me tenés entre tus seguidoras. Besotes!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...